27 enero, 2009

ZAPATERO DA LA CARA


Analizar el mensaje de un presidente del Gobierno, con la que está cayendo, no es fácil. Y no lo es tenga el color político que tenga. ¿Por qué? Sinceramente: juega con desventaja. El cargo de Presidente otorga la obligación y la responsabilidad de pedir confianza y paciencia, tarea compleja para el ciudadano que mañana, bien temprano, tiene que guardar la cola del INEM o tiene que destinar buena parte de su corto salario a la maldita e inoportuna hipoteca. Y se llame Mariano Rajoy o se apellide Zapatero, juega en desventaja.

En cambio lo que sí puede juzgarse son las formas con las que responde; el mensaje de fondo más que el contenido de la respuesta. Con la palabra muchos pueden mentir pero, hacerlo con la mirada, es más complicado. Y lejos de cercanías o lejanías ideológicas se puede decir que Zapatero, en Tengo una Pregunta para Usted, al menos dio la cara.

"Puedo equivocarme pero jamás engañaría", dijo José Luís Rodríguez Zapatero apenas empezó el programa de TVE. Y en éso, salvando algunas distancias, confío plenamente. Lo cual no quiere decir, ni mucho menos, que todo lo que dijo ayer el Presidente me gustara o estuviera de acuerdo pero tampoco tengo por qué pensar que no se está haciendo nada para paliar los efectos de la crisis. Y como yo no tengo ningún Gobierno a mis espaldas, hablaré en plata de algunos temas que los ciudadanos abordaron:


SITUACIÓN ECONÓMICA

Todos sabemos, y él también, que durante la campaña electoral se maquillaron algunas previsiones económicas para no asustar al electorado. Esto es una realidad; aunque con matices no menos importantes. Cierto es que mientras el candidato socialista (por aquél entonces) negaba a toda costa la palabra crisis, él era consciente de que el terremoto financiero estaba por venir.

No menos cierto es que el tiempo no le ha quitado del todo la razón, puesto que a Zapatero, como candidato electoral, se le puede acusar de no decir la verdad para ganar unas elecciones; pero todo aquél que esté de acuerdo con esta afirmación, cómo responde a que los Organismos económicos internacionales también se equivocaran en las previsiones económicas que también hacían durante aquél proceso electoral. Porque a ZP le pueden recriminar ese interés por las urnas, pero el resto de entidades internacionales no tenían ése interés y, sin embargo, los datos que ofrecían eran cercanos a los que Zapatero presentaba en los discursos.


"Paréntesis duro y difícil que acabará pasando y que el Gobierno está intentando minimizar al máximo", fue una frase del Presidente. Y no le tembló la voz. El mensaje de Zapatero es claro. Él no elude su responsabilidad al frente del Ejecutivo, la asume. Pero no existe la varita mágica con las que Zapatero pueda crear empleo de manera instantánea. "Vamos a salir de ésta", según el Presidente.

Habrá que comprobar la solvencia de su plan para ayudar al sector de la construcción mediante obra pública y dinero en los Ayuntamientos. Sinceramente desconfío. Seguramente el uso que se dé a dicho dinero sea otro totalmente diferente. No me gusta la medida porque no se van a crear 400.000 puestos de trabajo, tal y como él sostiene. Y si se hace, serán puestos precarios. Pan para hoy, hambre para mañana. Como no me gustaron los 400 euros que repartió. No me parecen medidas efectivas.

BANCOS

Zapatero hizo muy bien aclarando que ningún euro de las cuentas públicas ha ido a parar al bolsillo de los bancos. Lo que el Gobierno socialista ha financiado las cuentas de éstos para crear confianza. Y lo ha hecho prestando dinero a cambio de un interés que los propios bancos tendrán que pagar en el futuro.

Esto no es algo novedoso de Zapatero sino la primera medida que todo Gobierno tiene que adoptar en una situación en la que los principales bancos estaban cerrando sus sucursales. No se da valor a la primera medida anticrisis del Gobierno: proteger la cuentas corrientes de los ciudadanos. Eso ha sido fundamental para evitar situaciones como las vividas no hace demasiado en Argentina.

El Gobierno ha respaldado las hipotecas de aquéllos que se encuentren en una situación especialmente dramática, y ha impuesto moratoria en el pago de las hipotecas durante 2 años. Acierta con esta medida. Y es más, por ahí deben de ir los tiros para oxigenar a las familias.

Fueron muchas las cuestiones que abordaron el tema de la crisis económicas, como no podía ser de otra manera. Zapatero se exigió a sí mismo más contundencia con las medidas y apeló al esfuerzo de todos.

7 comentarios:

difistinto dijo...

Me he detenido a leerte con atención por varios motivos. Y me expreso de forma apolitica sobre un tema politico.
El primero es que ultimamente no me creo nada de lo que sucede en la prensa escrita ni en el telediario y prefiero, una versión humana y sin sueldo como la tuya ( y otros blogs ) que de forma desinteresada plantean una inquietud general.La segunda es porque estuve escuchando un tiempo el programa, pero tambien estuve observando. Una vez observado lo que necesitaba como real, ya no le puse mi total inteligencia ( si es que puedo proporcionarmela ya que soy una de ese monton que el empresario ha dejado sin trabajo con excusa de crisis) se sabe que, poco riesgo van a tomar sobre problemas economicos que parece ser problema individual cuando se ha provocado mundialmente para enriquirse unos pocos.

Yo, soy de esas, a las que este mundo , les está tomando el pelo. Y lo unico que puedo hacer, es sonreir.
Eso si! Que no me pidan compras porque no me lo puedo permitir!

Mi humilde impresión ha sido ver un hombre derrotado por la trama financiera y sabedor de muchos "trucos" para que los ricos sean ricos y los pobres sean aún mas pobres.Pero tengo la certeza esperanza ( quiero vivir con un poco de ella) que Zapatero tiene que asumir un papel de lider donde no es el lider por no tener la capacidad de estar en los suburbios economicos donde se ha gestado este engranaje podrido que contamina a los menos culpables.Quiero creer o creo que su prudencia es benevolencia para salvarnos de un enemigo fuerte, demasiado fuerte como para ir a su despacho y hundirlo con un tortazo.

Pero el truco usado es el mismo que uso yo para que los niños me hagan caso, hablar complicado para que no me entiendan y asi cansarlos hasta que decido con un mandato enviarles a dormir sin resistar.

Se que la crisis va a terminar despues de acojonarnos un tiempo. Se que nos quedaremos con la misma falta economica antes del acojone.
Se que los empresarios van a seguir con su "enriqueceme que eres un numero".
Se que nada ayuda.
Ni siquiera Zapatero con su benevolencia.

Pero por favor.... seamos sensatos, no dejemos que lleguen otros peores...

Mon

Carlos Felipe dijo...

Difstinto:

En primer lugar te agradezco que hayas comentado el post... y en segundo, me gustaría decirte que estoy muy a favor de tu opinión.

Aunque pueda parecer que defiendo a Zapatero... aunque pueda parecer cualquier análisis manchado de ideología, nada de ésas son mis intenciones. Precisamente por lo que comentas, y que te agradezco sobremanera, sobre que no estoy a sueldo ni de unos ni de otros y que por tanto mis opiniones son, dentro de lo que cabe, independientes....

Cuando me tildan de ingenuo por seguir creyendo en la política, lo asumo sin complejos. Lo reconozco. Aunque con matices importantes.

Sé que la política apesta; sé que los intereses de los grandes sólo pueden alcanzarse anulando los intereses de los pequeños; sé que para que estén los de arriba tenemos que estar los de abajo. Lo sé y no lo niego.

Pero si yo aceptara eso: apaga y vámonos. Como bien dices tenemos que agarrarnos a la esperanza y a la ilusión, aunque una y otra sean producto de la ingenuidad; y también, como tú misma dices, seamos sensatos para que lleguen peores...

Pongamos el supuesto de que José Luís Rodríguez Zapatero es una persona como tú o como yo. Quitémosle el disfraz de Presidente; e imaginemos que es una persona buena (con errores y con aciertos). Aún así, el hecho de tener un cargo de esas características le impiden hacer muchas cosas porque está atrapado por el propio poder. Pero lejos de todo ello, confío en su lógica y en sus maneras de intentar (al menos intentar) hacer más pequeñas entre los grandes y pequeños y los de arriba con los de abajo.

Reconozco que si una persona recién despedida y con una hipoteca que pagar, entra al blog y lee éstos dos artículos, me mandará a la mierda y me dirá: "tú no tienes ni idea". Y yo no podría decirle más que: seguramente tienes razón.

¿Pero qué hacemos entonces? Cuando se apaga la esperanza se enciende la desesperación; y yo quiero aferrarme a la fe política de un presidente que nos ha traído una nueva forma de hacer las cosas; un presidente que ha tenido que demostrar mucho más que otros porque no se tenía ninguna confianza en él; un presidente que yo, ingenuamente, percibo con sentido común.

Y lo que sí que no es discutible es que, con la que está cayendo, no es el momento de echar más madera a la caldera porque el castillo de naipes se puede venir abajo en cualquier momento. Por ello vamos a confiar; por ello vamos a demostrar que podemos. Y luego, dentro de unos años, repartiremos culpas o reconocimientos. Con la papeleta en la mano, que es como se hacen las cosas...

Te mando un abrazo y nuevamente, gracias por entrar en este Cajón y en este espacio. Me encanta el debate, me apasionan vuestras ideas.
Te invito a que sigas entrando...

Anónimo dijo...

Ay Amigo... será cosa mía, pero jamás veo imparcialidad en tu blog cuando de política se trata. Esa frase de que ocultó previsiones económicas para no preocupar... creo que más bien lo ocultó para no perder votos. Y es que tristemente ni nunca me creí a este "Zapatero salvador" tras el Gobierno de Aznar ni me creo a la oposición. Sigo pendiente de mi Obama particular.

Al margen de cada una de nuestras visiones políticas, gracias por el análisis.

Sonia

Carlos Felipe dijo...

No escondo la imparcialidad política porque tengo mi posición; ahora bien, eso no lo traduzco en ceguera ideológica. Cuando una decisión o cuando un hecho coincide con mi ideología, la reconozco; y cuando sucede lo contrario, también.

En el caso del maquillaje de datos sobre la situación económica, escribo explícitamente que Zapatero lo hizo pensando en elecciones: no conozco ningún candidato a la reelección que consiga ganar un proceso electoral afirmando que hay crisis. Aunque no lo olvidemos, no la teníamos en ése momento. Pero sí: NO ME GUSTÓ AQUELLO. El líder político perfecto, para mí, le hubiera echado 'un par' y hubiera dicho: señores, viene una crisis importante procedente de EE. UU y yo soy quién está mejor preparado para afrontarla. VOTÁDME.
Porque los ciudadanos de calle necesitamos realidad y que el político nos trate de frente.

Te agradezco mucho tu comentario Sonia... Un saludo fuerte.

Cecilia Alameda Sol dijo...

Ningún político dice la verdad total, porque la política es el arte de disfrazar la realidad, de tergiversar para conseguir el poder. Pero, dentro de esas condiciones, unos mienten más que otros, unos engañan con la omisión y otros salvan el pellejo eludiendo respuestas contundentes. Dentro de esas categorías, y viendo que la alternativa es la que es, yo me quedo con este presidente que elude respuestas pero que no nos miente como hiciera su predecesor. ¿Os acordais de las armas de destrucción masiva, que hasta Bush reconoce ya que no existen?

Carlos Felipe dijo...

Efectivamente Cecilia, la política se ha pervertido de un tiempo a esta parte. Tal vez, incluso, siempre lo estuvo y fue condición natural de quienes la ejercieron.

Aunque como bien dices, hay casos y casos. Y Zapatero podrá pasar a los anales de la Historia como un Presidente que poco o nada supo o pudo hacer ante una crisis fruto de la Globalización. Otros presidentes como el que tú nombras lo harán como aquél que no escuchó a sus ciudadanos, como aquél que se bajó los pantalones ante la bandera de EE. UU (es preferible no levantarse) y como aquél que niega la evidencia del cambio climático.

Anónimo dijo...

Zapatero es un trilero y se le da muy bien ese oficio, estoy de acuerdo con Sonia aqui no hay imparcialidad en este Blog.
Prometió el pleno empleo y dos millones y medio de puestos de trabajo y ahora dice que no dijo eso. El parípe del lunes no fue dar la cara eso estaba preparado, la misma TVE en la 1ª el domingo por la tarde dijo que estaban ensayando el programa con actores, el Sr. Milá si alguien se alargaba le cortaba diciendole gracias o vale ya Rodrigo. En no levantare ante la bandera, En las armas que se venden ha Israel no costesto a las preguntas y salia por peteneras
El sabe tirar los balones fuera, la crisis biene de EE.UU, la culpa del ladrillo es de Aznar, en otras biene de Franco, pero el lleva casi seis años y siguió con el ladrillo.
Yo parecía que estaba viendo a San José por que para no ser creyente le falto decir que rezaramos para salir de esta y que tengamos Fé para mi no aclaro nada, que se le aplique lo que decia Rubalcaba en el 11 M no merecemos un presidente que nos mienta. Yo recuerdo cuando dijo buenas noches y buena suerte sabia que nos iba hacer falta.
Ahora ZP es ZParoooooo y soluciones no veo, antes decía que éramos el país que mas crecía de Europa pero ahora no dice que tenemos el doble de paro que los demás.
Que pena de país y lo peor es que no tenemos repuesto.

Suerte......