15 junio, 2008

España gana con un par

El caprichoso minuto 90 está deparando grandes sorpresas. Esta vez el descuento hizo justicia y España pudo ganar a Suecia tras un gol de Villa en el último segundo que supuso el 2-1. La Selección española hizo un buen partido pero no termina de explotar. Esta victoria puede suponer el pase a la siguiente ronda como primeras de grupo. Grecia no tiene que ganar.

Las gradas del estadio Tivoli Neu parecían españolas. Los nuestros de rojo y los suyos de amarillo formaban un precioso mosaico con la bandera de nuestro país. Un ambiente de lujo para una ocasión estelar. La primera plaza del grupo "D" estaba en juego. Seguramente el que perdiera aquí se las tendría que ver con la naranja mecánica.

España salió en la primera parte corrigiendo los errores que había cometido frente a Rusia pero poco a poco se fue contagiando del fútbol sueco, colgando demasiadas pelotas desde demasiados metros. La manija de Xaby no terminaba de funcionar.

Torres, con un tempranero gol en el minuto 15, tenía ganas de reivindicarse y alejarse de la polémica suscitada en los últimos días, y lo hizo de la mejor manera posible: con un gol típico de delantero centro tras meter su pierna en un centro de Silva. El conjunto español era claro dominador de un partido abierto y con oportunidades, Senna de escudero y Xaby de organizador buscaban el control del juego y el orden del partido. Justo lo que no hicimos en el primer partido. Parecía como si España hubiera salido con la lección aprendida.

Espejismo. Con el gol y con el marcador a favor España entregó la dirección del partido, y los suecos, sin un juego vistoso, empezaron a buscar el gol a su forma: haciéndose los suecos. Balones largos a su delantero y estrella, Ibrahimovic, que se mostró durante la primera mitad muy activo y creando continuamente el nerviosismo de una defensa de por sí insegura.

Además, más problemas para el combinado nacional tras una lesión de Puyol en el minuto 22 que tuvo que abandonar el terreno de juego y ser sustituido por Albiol. Los centrales del Valencia debían de emplearse a fondo para frenar al grandullón Zlatan.

Iniesta estaría perdido exactamente como le pasara frente a Rusia, y Silva tampoco encontraba su sitio. El albaceteño del Barca pierde su magia pegado en la banda porque no tiene esa explosividad y esa creatividad que sí tiene en el centro del campo. Pero Luís seguía apostando por Xaby Hernández y por Senna como organizadores del juego, sobretodo para aprovechar los robos del hispano-brasileño. Nuestro hat-trick tampoco estaba en el campo, al menos por el momento.

Y llegó lo que tenía que llegar, el empate de Suecia en las botas de Ibrahimovic tras un error defensivo de Sergio Ramos. Otra vez por arriba nos hacían un gol, y es que esta defensa sigue sin encajar todo lo bien que se esperaba.

Tras el arranque de la segunda parte aparecería la sorpresa: cambio en las filas suecas, se quedaba fuera del partido Ibrahimovic por lesión. España ahora sí tenía que hacerse dueña y señora del partido para poder sacar los tres puntos más importantes de la Eurocopa. Y así fue. Luís Aragonés realizó los cambios pertinentes para amarrar el balón, y Cesc y Cazorla entraron por Iniesta y Xaby Hernández. Más balón, más peligro.

Suecia renunció a los 3 puntos y se encerró en su campo, y ni tan siquiera salía a la contra. Villa quería meterse en el partido pero la conexión con Torres no era la misma que en el primer partido. Suecia había hecho los deberes y supo cómo frenar a la dupla de España.

Con Senna y Césc se ganó el balón pero se perdió profundidad. Tan sólo las incorporaciones de Sergio Ramos y Cazorla por la banda derecha sorprendían, aunque se dejaban espacios atrás que podían ser mortales. España se entregó y apunto estuvo de conseguir el segundo gol en el minuto 63 con una triple oportunidad que ni Silva, ni Villa ni Fernando Torres pudieron aprovechar. Esa fue la ocasión que tenían que transformar pero la mala suerte y la falta de precisión hizo que Suecia salvara los muebles.

El partido moría y el empate parecía definitivo. Pero la Eurocopa está siendo caprichosa en los últimos minutos de los encuentros, y el pundonor de España y la ranciedad de Suecia hacía que los nuestros se merecieran un gol para pasar como primera de grupo. Y de nuevo los dioses se alinearon, y nuestro "guaje", ausente en todo el partido, apareció cuando tenía que aparecer para batir a Isaksson en el último suspiro del partido y en el último minuto del cronómetro. Nuestro pichichi no perdonó.

Por fin la suerte estuvo con España, por fin las cosa salen como tienen que salir... por fin España no sufrirá para pasar de ronda. Sin un fútbol espectacular pero con una gran efectividad esta vez sí, esta vez PODEMOS.

1 comentario:

Álvaro Dorian Grey dijo...

Ojo con Sergio Ramos que se confía mucho de su físico y deja coladeros que, ante una selección fuerte, te la cuelan...
saludos y salud