16 mayo, 2008


Las apuestas por todo lo alto


El clásico 1x2 ha pasado a la historia. Lo que está arrasando en todas partes son las casas de apuestas por Internet. Desde el resultado de las primarias americanas o una carrera de galgos, pasando por el medallero exacto de los Juegos Olímpicos de Pekín. Todo, absolutamente todo, se puede apostar. Bienvenidos a la nueva era de las quinielas virtuales.

Sin duda alguna las casas de apuestas están arrasando. Han encontrado un auténtico filón: los portales de Internet. Existen centenares de casas de apuestas navegando por la red en busca de usuarios que deseen vivir emociones fuertes. El negocio es absolutamente redondo.

La forma que utilizan estas casas para atrapar usuarios, son los famosos bonos de promoción. Con ellos te "regalan" una cantidad inicial para que pruebes suerte y hagas una apuesta segura que sí o sí te hace ganar una cantidad de dinero. Normalmente, este es el principio de una larga relación entre el apostante y la casa de apuestas ya que han conseguido su objetivo: atraparte.

El deporte es pasión y emoción, y si a eso le añades unos euros, la cosa se pone "caliente, caliente". Cada punto se vive de otra forma. Todo es mucho más intenso porque en realidad te estás jugando los cuartos. Vibras con tu caballo ganador como nunca lo habías hecho con el equipo de toda tu vida. Y es que de su victoria dependen tus beneficios.

Si ganas, quieres seguir ganando; si pierdes, quieres recuperar lo perdido. Una vez que entras se hace difícil salir. No por enfermedad ni cosas parecidas (aunque puede darse el caso) sino que ese domingo esposado a la radio para conocer los resultados de la jornada, se ha transformado. Ahora te enganchas a las miles de páginas que hay en Internet donde se ofrecen marcadores live donde puedes seguir aquello a lo que has apostado. Es más, en muchas páginas existen chats donde numerosas personas retransmiten en riguroso directo lo que está aconteciendo en un partido o en otro. Las apuestas por Internet son todo un mundo. Un nuevo universo lleno de posibilidades que, manejado con prudencia y con inteligencia, se están erigiendo como una nueva forma de entretenimiento y ocio que está causando sensación.

La alquimia de estos negocios está en el mundo virtual. Me explico. En nuestro país, recientemente en Madrid, se han abierto diferentes locales donde puedes apostar in situ. Esto es otra cosa, que para mí no será comparable a hacerlo por Interntet. ¿Por qué? Muy sencillo: cuando tú apuestas por Internet y ganas dinero, la sensación que percibes como usuario es la de poseer dinero virtual, que en realidad es dinero contante y sonante en caso de que quieras que te lo ingresen. Ahora bien, como no deja de ser un "numerito" en la pantalla decides seguir apostando para tratar de ganar y ganar. Tanto va el cántaro a la fuente que acaba rompiéndose. Y con él ese dinero que tú habías ganado a base de sufrir con un partido de la liga polaca de fútbol. Si por contra, tu dinero lo has apostado en los locales y lo has ganado, no dudarás un instante en pasar por caja y cobrar hasta el último céntimo de tu sufrida apuesta. Resultado: la casa de apuestas gana más por Internet porque se aprovecha del mayor riesgo que uno asume apostando por Internet.

En definitiva, nuevas formas milagrosas de hacerte millonario que nunca llegarán a buen puerto. Tal vez sí. ¿Apostamos?

2 comentarios:

SOnia dijo...

Pero yo sé de uno que se mete en ellas en la facultad.

Y de otro que perdió 150€ en un casino virtual.

Anónimo dijo...

rigorously marchais changes publicising izekf postyour builds haiku lark rooms privateering
lolikneri havaqatsu