03 abril, 2008



Papeles secundarios para vidas principales

La vida encierra secretos indescifrables que la plagan de misterios. Preguntas que sólo se responden con más preguntas. El final de un laberinto que se convierte en el principio de otro laberinto. Nunca llegas al final porque siempre acabas al principio.

Se han realizado muchas películas al respecto. The Game o El show de Truman son las más populares. Siempre que las veo intento plantearme que sus teorías son falsas y me esfuerzo por encontrar el fallo. Nunca lo consigo. Siempre acabo repitiéndome la misma idea: todo cuadra.

La posibilidad de que cada uno de nosotros sea un actor secundario de una vida ajena cobra más fuerza en mí cada día. Tú eres el actor principal y yo un extra, como todo tu entorno. Cada uno de nosotros interpreta un guión pensado milimétricamente para que todo esté perfectamente estructurado. De hecho, yo estoy escribiendo esto porque así está escrito.
Por contra, y al mismo tiempo. tú eres a la vez un extra de un actor principal, que soy yo. De hecho, tú estás leyendo esto que yo he escrito porque así está escrito.

Tu papel como principal y mi papel como secundario se complementan a la perfección con tu papel como secundario de mi papel como principal. Y así con todo lo que nos rodea.

Alguien hizo posible todo esto. La complejidad de la creación y del origen de la vida fue precisamente ese: jugar con cada papel para que entre todos los actores cada vida sea posible. Cuadrar cada diálogo o cada acción se me antoja utópicamente posible. ¿Por qué no?

La vida es sólo eso: un juego. Las normas y el control dependen del realizador de la función y de los papeles asignados. Tu papel como secundario es fundamental para la vida del actor principal. Sin ti no la obra no sería posible. Sucede también al contrario.

Cada detalle, por minúsculo que sea, tiene sentido en tu juego. Presta atención a las señales que en él encontrarás y tal vez encuentres respuestas. La vida es sólo eso, un juego...

¿Estás preparado?

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Carlos, ¿qúé mosca te ha picado para escribir esta rayada mental?

Sonia

Carlos F. dijo...

Esa es la clave Sonya... ¿por qué no escribirla? No encuentro argumentos para desmontar este "montaje" tan enigmático...

Rodolfo Serrano dijo...

Carlos:
Mi respeto siempre hacia otras opiniones que, al final, enriquecen el debate. Bienvenidas sean tus ideas.
Un abrazo

Verónica dijo...

Hola Carlos!!

Gracias por pasarte por mi pequeño rincón, todo un placer!

Nunca me lo había planteado de esa manera, la verdad... y sí que me he rallado un poco leyéndolo jejeje.

Un abrazo

difistinto dijo...

Buenas Carlos..Buenas, Carlos...Buenas Carlos...

Quizas nos olvidamos de los extras, tan importantes en cualquier historia como el secundario y el protagonista!!!

Pues es bien cierto, querido Carlos, (prtagonista desconocido blogero de mi pequeña existencia como internauta)la vida es un misterio.Mas que un misterio, la vida es un gran silencio. Quizas porque si tu dices, yo digo y algunos dicen lo que realmente existe el el alboroto de emociones que dirigen este instante hacia un instante inexacto por un deseo silenciado, quizas, consigamos abrir mil ideas nuevas, que por hoy parecen paranoias como podria ser para un hombre de los años 30 recibir un sms.Pero olvido que estamos muy ocupados comprando y vendiendo cosas.Perdona que se me fue la olla pensando!!!!

Me encantan los comentarios porque me enlazan a otros blogs, cierto, me ha asustado un poco el tuyo, pense que me querian pedir que retirara nombrar al SR SERRANO por nombrarlo, Que se yo!!!!
Ese es mi laberinto propio! Me emociono !!!! ASi que he venido aqui para ofrecerte mi ayuda para lo que desees pero no queria ser muy pesada( no lo soy jajajja) y sin conocer todavia la tematica de tu blog me encuentro liada en este misterio que es tu vida, mi vida y la de algunos, no todos.. no todos...
difistinto@gmail.com
Enviame tus dudas y te contesto .OK!!!
Muchos besos, dejame leerte ...
Si algun dia te encuentras por mi vida recuerdame venderte algun misterio con servicio de correo a varios labertintos...

BYE BYE.....

Dorian Grey dijo...

Cada uno de nosotros somos un universo, me viene a la cabeza la película de Men in black (peli algo cansina, pero entretenida para un domingo tirado en el sofá) donde, al final, se ve una imagen de la galáxia que buscaban, que, a su vez, está dentro de otra. Ésta dentro de otra y así sucesivamente, hasta llegar a verse a dos extraterretres jugando a las canicas con esas galaxias integradas en otras (joer que lío).
Siempre he sentido ese protagonismo dentro del mundo.
Salud (de, para tí, un actor secundario)