03 abril, 2008


La Teoría del Videoclub (parte 1/2)

Las reflexiones y los pensamientos surgen donde menos te lo esperas. La Teoría del Videoclub nació de forma espontánea, en plena autovía. Entonces sonaba la música, hoy apenas susurra. Ayer todo, hoy nada. ¿Por qué? Nadie sabe la respuesta. La certeza que quedó de aquello está reflejada en esta Teoría. Quizá sólo nos hayamos puesto de acuerdo en esto; quizá pudimos crear la teoría sin saber aplicar su práctica. Tal vez sea tarde, no lo sé. No obstante, al César lo que es del César. Este desvarío tan real fue fruto de Javier García y un servidor. Si algún día conoce a alguien que responda a esas señas, murciano para más detalle, pregúntele, sabrá darle luz. Y de paso manden recuerdos de mi parte.

Espero, sinceramente, que las feminas no interpreten mal estas palabras, de lo contrario estarían rompiendo la clave de humor que tiene esta teoría tan confusa. La ciencia, en este caso, lejos de aclarar enturbia. No hay nada más sano que practicar el disparate para sentar cátedra. Verán como no les parece tan desviada esta Teoría. Incluso, por qué no, complétela. Entre todos podemos cerrar el círculo que él y yo abrimos en la A-3. Suerte.

La vida en pareja es un video-club. Tan sencillo y tan complejo, no se crean. Pongamos que estamos a viernes, o mejor aún, domingo. Cuanto más nublado y más desierto mejor. No hay bares ni cafés que tomar, tampoco ganas.

-¿Qué hacemos? - preguntas tú.
-Podíamos ir al videoclub...- responde ella

No pasa nada. Había un partidazo en la tele pero no pasa nada. Y allí vas, abres la puerta del videoclub y entras directamente en la Teoría...

Muchas películas pero pocas carátulas. Muchas parejas juegan a esta teoría. Así que después de mucho buscar y de leer todas las sinópsis, infumables por supuesto, decides que se acerca la hora de cenar y hay que sacar una película. Es urgente. Tu novia, que había peinado la zona desde la otra parte del local, se encuentra contigo a mitad de camino. Tú has revisado la otra parte. Ella tiene varias "POSIBILIDADES", y tú una o dos solamente.

A falta de estrenos disponibles, has encontrado "peliculones" que marcaron tu juventud. Títulos que siempre soñaste compartir con alguien que fuera verdaderamente especial.

-"La de años que hace que no veía esta. Madre mía, qué ganas tenía de volver a verla" te repites a ti mismo...
- "... la verdad es que no hay nada. Tanta película pero todas ocupadas" te dice ella.

Tú tratas de esconder las que has seleccionado, no quieres presionarla. La verdad es que lo que verdaderamente temes es que no le gusten tus películas.

-"mira, yo he cogido estas"... te dice mientras te enseña y te lee el argumento.

No te gusta ninguna. Más aún teniendo en tus manos tanto recuerdo juvenil. El órdago viene.

-"Cariño (para suavizar) yo he cogido estas, por si no veías ninguna", afirmas. Mientras hablas la Teoría está gestándose y comienza a tener fuerza. Tú intentas ofrecer alternativas, pero sabes que no va haber suerte porque esa película que tú has elegido no se alquilará.
-"Bueno, si quieres sacamos esa", te contesta ella con cara rara. ¡ZAS¡ Aparece la Teoría...

¿Si quieres sacamos esa? No, perdona. No consiste en que yo quiera o tú quieras: consiste en que los dos queramos. Lo que no puedes decirme es esa frase para que yo sospeche que tú, sinceramente, no te apetece ni lo más mínimo ver esa película; pero no lo dice abiertamente. Es más, se niega a ver esa película por el hecho de que tú las has propuesto; si no, tal vez ella la hubiera seleccionado. Lo encierra en esa frase que te hace sentir culpable.

-"No, si yo era por si no veiamos ninguna..." CUIDADO porque empiezas a ceder terreno. Ya te estás disculpando por hacer, exactamente, lo que ella: buscar algo para pasar el domingo.

Es más, amagas con ir a devolver la película a su sitio. Ella no se esforzará mucho en impedírtelo porque le parece una castaña tu película. Asi que allá te diriges, a devolver tu peliculón. Y mientras caminas hacia la estantería piensas:

- La verdad, que tampoco tenía muchas ganas yo de sacar esta película. Si la he visto un montón de veces, y al final pues tampoco es que... " Hecho que queda demostrado en el hipotético caso de que ella acceda a ver esa película. Cuando acabe pensarás: "vaya mierda de película, cómo es posible que me gustara tanto". ¿Verdad o mentira?

¿CÓMO? Sí señores, lo ha conseguido. Ella acaba de tirar tus recuerdos y tus ilusiones a la basura. Resulta que no sólo no vas a sacar la película, sino que también te ha convencido de que no era tan buena... Ese film ya nunca será lo que un día fue.

Vuelves hacia ella, que no suelta ninguno de los bodrios que ha elegido. Sin embargo, tú sí los has devuelto. Tu morro se tuerce, ella lo sabe. Por ello, a la pregunta de cuál prefieres tú, respondes con un "me da igual, la que tú quieras corazón" que en verdad significa "yo quería ver la que he traído, así que me da igual, me voy a quedar dormido con el león del principio".
Y, efectivamente, alquilas la película que ella ha querido. Y pagas tú...

11 comentarios:

Manuela dijo...

Son auténticos estos comentarios en una pareja de veintitantos años? ¡Caray! Parece que las diferencias generacionales no existen. Hace veinte años, un hombre hubiera escrito esto y una mujer lo hubiera rechazado por machista.

Carlos F. dijo...

Manuela, te agradezco tu lectura y tu comentario. La diferencia generacional está en la intención: entonces el objetivo era machista, hoy todo lo contrario.
Si algo quiero decir con este post es lo "calzonazo" que un hombre quiere a otra persona, en clave de humor y de forma exagerada. No se trata de feminismo ni de machismo, simplemente vida diaria reflejada sin dramatismo.
Espero que entiendas bien mi mensaje. Los diálogos sobra decir que son exagerados.
Un saludo.

Anónimo dijo...

quise decir "lo calzonazo que puede resultar un hombre cuando quiere a otra persona"... en el buen sentido claro.

Anónimo dijo...

Carlitos mu bonito mu bonito pero pa k veas k me e tragao el "peliculon" un pequeño detallito: "Ella acaba de tirar tus recuerdos y tus ilusiones POR la basura". Una vez pasado el filtro me retiro, ya negociaremos x el banner... Saludos ;)

P.D Yo que soy de la generacion del divx esto no me pasa ya que el que se baja las pelis es el menda.. espero que nunca aprendan a usar el emule.

Manuela dijo...

Sé que le aplicas humor a tu comentario pero te digo que ceder siempre a las querencias de una chica no deja de ser machista porque vas acumulando cargos contra ella y un día estallas y sale todo. Insisto: sé que estás ironizando, pero falla la base de una pareja, de lo que yo supongo una pareja actual: equilibrio y, cuando no hay gustos coordinados, cada uno ve ´su película.
Tampoco se trata de que las mujeres lleven siempre las riendas.

Carlos F. dijo...

Manuela, estoy de acuerdo contigo en todo: clave de humor y si esto se produjera algo falla.
Una historia de amor tiene que ser compartida; una relación de pareja tiene que estar viva y encendida a cada momento. Si los cimientos no son perfectos, la casa se cae. En poco tiempo o pasados muchos años: al final se cae.

La complicidad en cada gesto y el equilibrio entre dos partes que se completan hacen de la pareja una unidad indivisible. Dos personas convertidas en una. ¿Hay algo más bonito?

manuela dijo...

¿Dos en uno, CArlos? Es un concepto romántico de la pareja pero lo normal es que cada uno de los dos miembros tenga su personalidad diferenciada, sus actividades, sus gustos.
Cuando dos se amalgaman de tal manera que se hacen uno solo, una opinión común ,los mismos gustos, los mismos viajes, al final acaban aborreciéndose. Es como unos mellizos que siempre hacen lo mismo: llegan a cansarse y, acaso, a odiarse y ponerse la zancadilla.
La pareja no es indivisible, no debe serlo. Uno más uno no da uno, sino dos.

Carlos F. dijo...

Dos partes que se completan, es decir, lo que no aporta uno lo aporta el otro; lo que uno necesita el otro lo ofrece... y viceversa... Hablo de dos personas en una en el sentido de afrontar LO BUENO y LO MALO. Un mismo equipo... Claro que cada uno tiene su espacio... pero uno, sin el otro, no es nadie... no está completo.

lourdes c. dijo...

Por supuesto que no comparto ese tipo de relación,pero no hemos de olvidar que es una gran realidad. Ha de tomarse con humor porque refleja, de forma exagerada,lo "tontos" que podemos llegar a ser cuando amamos a alguien. Debemos dramatizar? Creo que no..
Quizá muchos chicos pongan en prática esta teoría, pero estoy segura de que más de una chica ha visto partidos de fútbol, carreras de coches, tenis, etc., que no le importaban en absoluto, pero lo han hecho para acompañar a la personas a las que aman..Ceder en algunos asuntos no es malo, es admitir al otro, reconocer su espacio, respetarlo.
En definitiva cada persona es diferente, ama de forma distinta y es feliz con cosas distintas, así que respeto la forma de vida de todos,la comparta o no..

Carlos F. dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo Lourdes C. Así es como yo quería que se interpretara el post. Gracias por tu comentario. Espero que sigas comentando.
Un saludo.

Nacho G.Hontoria dijo...

Como para no estarlo...