17 abril, 2008


En abril, aguas mil

En este momento son las 8,05 horas de un jueves, 17 de abril para más señas. En medio de tanto debate sobre el concepto "transvase", algo ha ocurrido en la capital madrileña. Para que luego algunos den lecciones sobre sequías o cambios climáticos.

Ayer llovió copiosamente sobre Madrid. Las calles huelen a mojado y los parques están llenos de barro. En la Universidad Complutense de Madrid, en pleno centro, hay un complejo deportivo denominado Cantarranas. Los campos de fútbol estaban auténticamente encharcados. Desde lejos parecía una laguna.

Lo que no es sostenible es que, desde primera hora, estén conectados los aspersores. No uno ni dos. Son varios los que están funcionando a pleno rendimiento. Duele ver cómo llueve sobre mojado sobre los campos de Cantarranas. No se trata de una confusión o un accidente. Alguien ha decidido que esos aspersores tenían que escupir agua sobre una laguna empantanada.

¿Hay derecho a que suceda esto? Deja tu opinión...

1 comentario:

Cecilia Alameda dijo...

Dicen que el mayor consumidor de agua de Madrid, cerca del 20 por ciento del gasto, es el propio Canal de Isabel II por las roturas y pérdidas que tiene. Gasto de agua superfluo es también el que tú denuncias. ¿Habrá algún responsable en la Universidad que tenga un poco de sensibilidad anteeste problema?