03 febrero, 2009

No llego a fin de mes


Suma y sigue. La brecha sigue sin cerrarse y la herida cada vez duele más. Los datos del paro están ya en 3.327.801, casi 200.000 personas más que el mes pasado. Una cifra brutal que encierra hipotecas sin pagar, neveras vacías y mil y un aprietos más. El desempleo y la crisis asfixian. Y el Gobierno y los bancos no saben, no pueden o no quieren ponerse de acuerdo.

A la hora de cobrar comisiones y de escribir la letra pequeña de los contratos los usureros del banco sonríen; pero cuando hay que dar la cara y hay que 'tirar del carro' ponen cara de cordero degollado y sálvese quien pueda. Ayer, en la reunión con José Luís Rodríguez Zapatero, volvieron a verse las caras y a olerse los perfumes caros sin más acuerdo que el desacuerdo.

El Santander, según cifras oficiales, ha pasado de ganar 9.060 millones de euros en 2007 ha ganar 8.876 en 2008; el BBVA de 6.126 pasa a 5.020; La Caixa de 2.488 a 1.802; Popular cerró el ejercicio de 2007 con 1.264 y en 2008 bajó hasta 1.052 y Caja Madrid cerró con 2.860 en 2007 y con 840 en 2008. En total las 5 grandes entidades financieras han ganado un 19% menos en un año. Pero siguen ganando. Y no poco. Pregunten a cualquier parado cuántos beneficios tiene a lo largo del mes.

Las medidas económicas emprendidas por el Gobierno tendrán que empezar a cumplir su cometido y para ello los Bancos y las Cajas están llamados a ejercer un papel protagonista. Pero mucho me temo que, como siempre, van a ir a su apaño. Todo lo que no sean grandes beneficios pondrá la corbata de Botín más roja que nunca. Cuanta más roja su corbata, más rojos nuestros números.

Por eso, señores lectores, cuando pisen un Banco o una Caja no hagan lo que hemos hecho durante tantos años. Hablar en voz baja como si estuvieras en el médico o pedir permiso para sentarse a ver el estracto de tu cuenta, tienen que ser cosas del pasado. Exijan su calendario del nuevo año, que lo pagan ustedes.

PD: Aliviar los números a las pequeñas y medianas empresas, me parece bien. Demorar el pago de las hipotecas a las personas que estén en desempleo, me parece bien. Pero me parecería má positivo todavía que los pequeños detalles fueran los más importantes: un cajero automático que no era de mi red me cobró 3 euros de comisión por sacar la escalofriante cifra de 20 euros. Esa 'pequeña' comisión debería ser juzgada en el Tribunal de los Derechos Fundamentales; el delito tiene nombre: abuso.

2 comentarios:

Poli dijo...

Piedra libre para Carlos!
Gracias por permitirte jugar pese a estar atravezando esta situación tan difícil.
Gracias por jugar conmigo.

Beso

Álvaro Dorian Grey dijo...

En cuanto firmas algo con los bancos aparece, inexplicablemente, un fino hilo entre tus respetables testículos y sus "pobres" manos
saludos y salud