23 febrero, 2009

Bermejo, por la puerta de atrás


Solo y en una rueda de prensa que apenas ha durado seis minutos, Mariano Fernández Bermejo ha dimitido como Ministro de Justicia. Llegó con polémica y se ha marchado envuelto en ella. Tras dos años en el cargo ésta ha sido su única decisión acertada.

La historia de Bermejo es la del cazador, cazado. A pesar de que siempre le tocó bailar con la más fea, dado que la cartera de Justicia es una de las más incómodas y difíciles de llevar, nunca mostró entendimiento y siempre estuvo en la trinchera con la escopeta cargada y sin la licencia al día.

Las decisiones del ex ministro nunca fueron abundantes durante su mandato aunque sí lo fueron, y sonados, sus errores. Le fue encomendada la misión de renovar la Justicia, anquilosada en el pasado, y lo único que ha conseguido es la primera huelga de jueces de la historia en nuestro país. Su torpeza ha llegado hasta el punto que, sin sospecharlo y sin saber remediarlo, acudió a una cacería organizada por Bartolomé Molina, secretario general del PP en Torres (Jaén), donde coincidió con Baltasar Garzón. Desde el Partido Popular han sabido manejar de manera brillante una situación que tenía como protagonistas al Ministro de Justicia y al Juez de la Audiencia Nacional que está instruyendo el caso de la presunta corrupción de algunos miembros del PP. Y todo ello: sin licencia para cazar y cayendo en una trampa que él mismo no supo remediar.

No cabe duda que Bermejo, y cualquier Ministro de Justicia, está en estrecho contacto con los jueces y magistrados de nuestro país; no cabe duda que si Bermejo tenía algo que hablar con Baltasar Garzón no tenía porque acudir a una cacería: bastaba con levantar el teléfono; y no cabe duda que la dimisión de Bermejo no se produce por su falta de licencia de caza. Los motivos son otros. Entre ellos la escasa presencia que se presupone al titular de una cartera tan compleja como es la de Justicia. Bermejo no ha estado a la altura política que cabe esperar de un cargo tan señalado. Y éso es lo que le ha pasado factura.

Pocos entendemos por qué se ha llegado a esta situación al igual que nadie entiende por qué se produjo su nombramiento. Desde el primer día pudimos ver cómo la pieza elegida por José Luís Rodríguez Zapatero no encajaba en la parcela que le había sido asignada. El talante de este chirriaba con el desplante de aquél; la mano del Presidente poco tenía que ver con el dedo acusador del ex ministro.

Los desplantes, la chulería y por qué no decirlo la soberbia de Bermejo han hecho que durante sus dos años al frente del Ministerio se haya hablado de todo menos de renovación de la Justicia, que es de lo que se trataba. Los juzgados más atascados que nunca y los jueces más descontentos de la historia son el balance de un hombre que nunca debió entrar en el Gobierno de Zapatero.

14 comentarios:

Fernando Manero dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Fernando Manero dijo...

Lo que sorprende es que no se haya marchado antes, procurando hacerlo por la puerta grande y no por la gatera y con un baldón enorme, como lo ha hecho. Ha sido un hombre zafio, malcarado y chulesco, muy en la línea de lo que, al parecer, abunda más de lo que debiera en el mundo de los jueces y los fiscales. Ha cometido grandes errores, pero también es cierto que, cacería aparte, tampoco le han ayudado mucho Zapatero y Fernández de la Vega. Ha habido situaciones en el funcionamiento de la Justicia que rebasaban el margen de maniobra de este hombre (CGPJ, TC, negociaciones con las AJ) al tratarse de un tema de Estado y de cumplimiento del Pacto de la Justicia que en su dia firmaron Michavila y López Aguilar, y del que nunca más se supo. DEbe ser muy triste marcharse de ese modo, con una mancha enorme en la gestión y para ser conocido por siempre como el ministro cazador sin licencia. ¿Qué tiene la caza para llevar a cometer ese enorme error?. Lo ha pagado caro y va a pesar sobre él como una losa.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

perfecto pollo, ahora van y nos lo colocan en murcia con dos cojones, con el cariño q le tenemos los murcianos a este hombre.
q devuelva los 250.000 euritos de su nidito de amor ministerial.
algo tiene q tener escondido tambien y por eso a garzon le dio una crisis de ansiedad, la cazeria todavia no ha acabado.
pepiño blanco deberia ser el siguiente y a ver cuando le sale al señor chavez sus "trapicos limpios".

Álvaro Dorian Grey dijo...

Y ahora, ¿a quién van a echar las culpas de lo de Madrid y Valencia???
Vermos por donde salen... Y conste que este señor no era de mi devoción.
saludos y salud

Rodolfo Serrano dijo...

La verdad es que habría que reflexionar con esta dimisión, en otras que deberían haberse producido. ¿Cómo puede salir Trillo a exigir responsabilidades?

Carlos Felipe dijo...

Lo de Trillo, permítanme: MANDA HUEVOS¡¡¡.

Y ahora que no está Bermejo, veremos qué hace el PP: si sigue llorando exigiendo a Garzón o si toma medidas y cesa a los mangantes de su partido.

Cecilia Alameda Sol dijo...

Apoyo a Rodolfo. Se va éste, y tan ufano se queda Trillo, que tiene en su hoja de servicios un avión caído lleno de militares a los que ni siquiera les concedió el privilegio de llevar su propio nombre en el ataud.
Hay dos varas de medir a los políticos.

Cecilia Alameda Sol dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

Cecilia claro que hay dos varas de medir, por que no aclaran lo que paso con los 17 muertos de los helicópteros, que le pregunten a Bono que le paso cuando estaba al frente del Ministerio de Defensa.

Anónimo dijo...

Que le van a preguntar si lo quemaron todo y al que hablaba lo arrestaban eso es los que hicieron con un suboficial.

Anónimo dijo...

Y te recuedo que también hay mangantes en el PSOE.
Hoy he visto en el telediario al alcalde detenido del PSOE que guadaba debajo del colchón 160.000 Euros.

Anónimo dijo...

Yo de la caza pienso que el Juez y el Ministro fueron a cazar de todo, y les salio el tiro por la culata, por que los cazados fueron ellos.
Como dice el refran, el que va ha hacer mal su parte saca.

Anónimo dijo...

Vaya por Dios cuanta demagogia vertidas en tanto comentario. ¿Acaso el exministro de justicia es tan malo "maloso" como para que se quiera hacer leña del árbol caído? Como han señalado antes otros, este señor no es santo de mi devoción y el PSOE tampoco, y sí, es verdad que el PSOE tiene y ha tenido entre sus filas personas corruptas. Pero es inadmisible moralmente (esto le encanta a la derecha...agitar la bandera por la moral...por SU DOBLE MORAL)que sujetos de la política con peores antecedentes pidan dimisiones, que concejales y alcaldes insertos en procesos judiciales por corrupción sigan en sus cargos (y los pagamos todos, ya sean del "arco" Boadilla, Pozuelo,...; por corrupción, no por una cacería), que el/la responsable de justicia de la Comunidad de Madrid siga en su puesto tan tranquilo cuando los funcionarios de sus juzgados (competencia suya debido a la descentralización)llevan en huelga casi 5 meses, que el/la responsable de salud de la Com. de Madrid siga en su cargo con las huelgas y paros en los Hospitales Públicos y con la "venta" de hospitales públicos (construidos con dinero estatal) a empresas privadas,...

Es decir, no me hablen de moralinas aquellos que tienen que solucionar las cosas de su casa. Y no hace falta, señores, que intenten defenderse política y judicialmente cuando están siendo culpados de corrupción. Que sí, que corruptos los hay en todos los partidos y que "la cagan" en todos los partidos. Pero no se puede estar exigiendo siempre dimisiones ante hechos determinados y cuando estos acontecen en tu casa darte la vuelta y mirar para otro lado o seguir escupiendo al resto.

En definitiva, un político vive para el pueblo, y sinceramente no veo a ningún dirigente del PP procesado o involucrado en la trama de corrupción pedir disculpas. No quiero ser incendiario con lo que voy a decir, pero si los ciudadanos le diesen un par de hostias bien dadas al político corrupto (de la formación que sea)y le hiciesen pagar realmente por su delito, seguramente estos se darían cuenta para quién trabajan realmente: Para todos ustedes, que pagan sus sueldos, y son tratados como "tontos" y obviados...
Un saludo,

Alberto G