07 enero, 2009

Contexto para entender la guerra entre Israel y Palestina


Muchos se han acostumbrado a ver en el telediario de las tres los muertos y los heridos de ambos bandos, y muchos son los que confiesan no entender por qué están en guerra desde hace décadas. Algunas claves de un conflicto eterno.

La época anterior a la guerra fría es la que influye definitivamente en el conflicto entre hebreos y árabes. Oficialmente el conflicto nace en 1948 tras la creación oficial del Estado de Israel, pero sus antecedentes serían complejos.

El antisemitismo se extendía cada vez más. Los pueblos cristianos que tenían población judía producían un rechazo cultural y social hacia la misma. Se les consideraba una comunidad diferente y fiel a unos rasgos religiosos que no compartían. Siempre se volcaba sobre ellos la culpa de cualquier desgracia masiva social. Veían al judío mo un usurero de gran poder; ricos que representaban el nuevo capitalismo financiaro representado en la familia Rothchild, que prestaba dinero a otros ciudadanos (incluso al propio Estado) a cambio de grandes intereses. La población cristiana veía a los judíos como una comunidad conspiratoria a la sociedad cristiana.

Los totalitarismos eran cada vez más latentes en Europa, y aprovechaban dicho antisemitismo social para alimentar sus discursos y encender a la población, convirtiendo el odio social al capitalismo en el odio hacia el judaismo.

A finales del XIX hubo un salto cualitativo con la creación del movimieto judío denominado sionismo, promovido por Hertz en 1886, y en el cual hizo oficial su concepto de Estado judío, el cual sistematizaba la reorganización de todos los judíos esparcidos por el mundo para regresar y volver a su territorio en Palestina. Un movimiento político que tuvo gran calado en los hombres judíos de gran poder en la rama cultural, que influyeron mucho en su entorno y que impulsó este nacionalismo de masas. Un nacionalismo distinto a los ya producidos, un nacionalismo fuertemente identitaro que, con el contexto adecuado, convertiría este movimiento en una realidad consumada.

En Francia se produjo otro fenómeno en contra de la cultura judía y que se haría llamar Dregfuss, que ponía en evidencia el rechazo, no sólo francés sino extensivo a toda Europa, al mundo judío. Esto alimentó las llamas encendidas por Hertz.

En 1897, en un Congreso sionista celebrado en Basilea, se enunciaría la necesidad de crear en Palestina un hogar judío, el Estado de Israel. Comenzaría pues el goteo lento pero progresivo de judíos que iban llegando a su territorio para desarrollarse como una sociedad diferenciada y propia, que llevó a la creación en 1948 del Estado de Israel.

Gran Bretaña haría suya la causa sionista a través del Proyecto Balfour. Dicho interés no sería gratuito sino que se debió al apoyo que Lawrence de Arabia dio a los británicos para derrotar a los turcos durante la I Guerra Mundial. Los británicos, a cambio y como muestra de agradecimiento, se comprometían a liderar un proceso para crear un nuevo Estado hebreo en Palestina.

El proceso entraría en un gran paréntesis que supuso el eslabón perdido entre el mundo Occidental y el mundo árabe (palestino). La alianza entre Occidente e Israel, sustentada en la amistad histórica entre Gran Bretaña y EE. UU chocó de lleno con los intereses de la población autóctona árabe. Naciones Unidas aprobó en 1947 la creación de Israel, autorizándolo para que lo llevara a cabo, lo cual se materializó 6 meses después, ya en 1948, bao el consenso de EE. UU y la Unión Soviética, sin tomar partido uno ni otro por una u otra cultura.

Ya en la década de los 50, más que por razones empáticas por argumentos prácticos, cuando los americanos harían de Israel su principal aliado en las puertas del mundo oriental. Los árabes conectaban positivamente con la Unión Soviética y eso, en plena guerra fría, tenía que ser castigado en el mundo bipolar en el que se vivía.

La Sociedad de Naciones había aplazado la solución a un problema urgente dado el contexto internacional: llegada de Hitler al poder en Alemania, el fascismo italiano de Mussolini, la amenaza de una nueva guerra mundial. Tuvo que producirse este último hecho para que la Sociedad de Naciones tomara partida en el asunto y recompensando a los judíos por las verdaderas atrocidades que habían sufrido durante toda la Historia, acrecentadas por el entonces Holocausto perpetrado por Hitler. El antisemitismo alimentado desde numerosos países quedaba así saldado. Se les proporcionaba su propio escenario que debía compartir con el mundo árabe, totalmente contrario.

De esta forma se empezaba a hacer realidad el sueño de Hertz de crear un Estado judío propio, con unos rasgos de identidad fuertes y una historia que empezar a escribir.

Estos argumentos apenas explican la guerra simplemente la sitúa. Son tan sólo razones históricas. Por muchos aspectos sociales y culturales que hayan encendido este macabro conflicto entre unos y otros, hoy por hoy en las trincheras judías y árabes tan sólo hay puchinelas manejadas al antojo de los intereses económicos y gubernamentales de unos pocos, de desgraciados que se divierten con las guerras y con los muertos del otro bando. Las pobres gentes que disparan el gatillo son las que la ONU, la Unión Europea, Obama o Sarkozy tienen que rescatar para que, en nombre de la paz, se vuelvan contra quienes les ordenan apretar el gatillo.

10 comentarios:

Elena Gómez F. dijo...

.. Un poco de luz para un conflicto que nadie entiende y tan arraigado en nuestras vidas y en nuestras "teles" que apenas nos planteamos la vergüenza ajena que nos producen los cadáveres televisados.

La reacción de unos es desproporciona a los ataques de los otros pero nosotros instalados en nuestras propias penurias hipotecarias y en plena cuesta de Enero no tenemos el cuerpo para mas. Una última reflexión, si los 400 muertos fueran del otro bando (el de los que se parecen más a nosotros... el MUNDO SE HUBIERA LEVANTADO indignado); habría siete corredores humanitarios (todos abiertos por supuesto), la ONU habría puesto en marcha toda su maquinaria diplomática y el mundo árabe estaría temblando por la desproporción de sus ataques..

Besitos.

Carlos Felipe dijo...

Estoy absolutamente de acuerdo contigo Elena, gracias por tu comentario.
Si las víctimas profesaran la otra religión la ONU serviría para algo y EE. UU reaccionaría aún teniendo un Presidente en funciones... Oriente Próximo sigue estando más lejos que nunca. Ojo por ojo el mundo quedaría ciego...

Un beso Elena

Rosa dijo...

Yo todavía no sé si Israel se está defendiendo o atacando. Dicen que la mejor defensa es un buen ataque.. es eso lo qu está haciendo? o está atacando para ampliar su territorio.
la naturaleza humana es asi, lo que para unos esta bien para otros es una barbaridad.

Saludos.

Nacho G.Hontoria dijo...

Se te olvida decir, compañero, que en febrero hay elecciones en Israel, y tras el fracaso de la guerra que éstos mantuvieron con Líbano, no es de extrañar que hayan querido redimirse las heridas cargándose al pueblo palestino...

AMBITO EDICIONES dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
difistinto dijo...

Gracias por informar de una manera clara y puntualizada sobre un tema tan decidido y manipulado. Cierto es que resulta complicado comprender el conflicto. Yo, por mi parte, prefiero no encender el telediario para poder actualizar mi información sin ruido de fondo vago.

Muchas gracias por informar.

Mon

Poli dijo...

Hola
Gracias por estas palabras explicativas. Coincido con Elena y con vos respecto de la reacción mundial si los muertos fueran otros.
Que tristeza me da.
Espero, de todo corazón, que pronto termine.
Un abrazo Carlos.

Carlos Felipe dijo...

Gracias a todos por comentar. Aunque parezca una tontería reconforta saber que hay gente que piensa en el tema, que dedica parte de su tiempo a pensar en todo este drama y se posicionan en favor de la paz.
Gracias a todos, de verdad.
Coincido con vostros en que hay demasiado ruido de por medio...

AMBITO EDICIONES dijo...

El siguiente mensaje lo ha dejado AMBITO EDICIONES (ambito@ambitoediciones.es); por razones ajenas a mí aparece como que el autor lo ha suprimido. NADA MÁS LEJOS DE LA REALIDAD. POR ELLO LO REPRODUZCO LITERALMENTE E INDICO SU NOMBRE... LO SIENTO, HA SIDO ERROR DE BLOGGER...

AMBITO EDICIONES
La referencia histórica que haces es impecable y muy clarificadora. Ayuda a entender la génesis del problema y la multitud de elementos que confluyen en él. Creo, sin embargo, que la situación actual, tal y como la percibimos con toda su tragedia y desolación, parte de la politica de destrucción de poblados y usurpación de territorios que tienen lugar a partir de 1948 y sobre todo tras la guerra de 1967, cuando Israel se apodera ilegalmente de Gaza y Cisjordania, que de acuerdo con el derecho internacional pertenecen a Palestina y que Israel se ha negado a devolver pese al sinfin de resoluciones de Naciones Unidas que obligan a ello. Tiene razón Nacho en los motivos que explican la agresión actual, a los que hay que añadir la situación de semivacío de poder existente en USA, con el fin de forzar al nuevo presidente a aceptar los hechos consumados producidos antes de su toma de posesión. Es un conflicto clarísimo y de una crueldad infinita. Un abrazo

Patota dijo...

Ya van más de 1000 muertos... y con total impunidad.
Estamos difundiendo una iniciativa pacífica, una protesta silenciosa. Se llama CON UNA TIZA BLANCA. Yo voy a dejar cajas de tizas es espacios públicos, con las siguientes indicaciones:

Con esta tiza escribo palabras de paz.
Palabras blancas, tranquilas, pacíficas, laicas y apolíticas.
Con esta tiza expreso mi profundo rechazo por las guerras
y por cualquier expresión de violencia.
Doy con ella voz a los que la perdieron.
Con esta tiza declaro mi no resignación.
Que las palabras blancas llenen aceras y asfalto.
Que las palabras de tiza reclamen a gritos PAZ.
http://conunatizablanca.blogspot.com/