02 noviembre, 2008

La última 'joya' de la Corona

Preparen las banderas y los himnos que la República está de camino. No creo que llegue a tanto pero, sin duda, la biografía de Pilar Urbano sobre la reina Sofia ha marcado un antes y un después. Las declaraciones (que no confesiones) que aparecen en el libro La reina muy de cerca ha levantado y seguirán levantando polémica y no sé cuál será el alcance de las afirmaciones que en el mismo aparecen.

Las miradas y las críticas se están dirigiendo, por el momento, sobre la más débil: la periodista. Se debate si Pilar Urbano ha manipulado o ha sacado de contexto la entrevista que la reina le concedió exclusivamente. No entiendo esta hipótesis. Las cosas de Palacio se vigilan despacio y el tiempo así lo ha demostrado con innumerables capítulos. El libro de Pilar Urbano se ha escrito con la pluma de la escritora y la lupa de los responsables de la Casa Real en general y de la mirada de la reina Sofia en particular. Cada coma fue revisada antes de dar el visto bueno. Antes de poner la imprenta a funcionar la reina ha podido opinar sobre lo que le parecía correcto y lo que le parecía incorrecto del propio libro, por tanto no encuentro ni un sólo argumento para pensar que Pilar Urbano ha robado ninguna "conversación privada" - tal y como alude el comunicado a posteriori que la Casa Real se precipitó a enviar a los medios de comunicación-. ¿Es posible que una reina, un político o un cargo público mantenga una entrevista privada e íntima con un periodista? La respuesta es no, porque la parte que concede la entrevista lo hace en función de un trabajo y la parte que realiza la entrevista lo hace en función de una profesión. Las pastas y el te a las seis se hace con amigos; con un periodista se hacen declaraciones in-ten-cio-na-das.

La reina opina sobre Bush, se posiciona en el tema de los matrimonios homosexuales... toca incluso algún tema delicado que hace referencia al rey Juan Carlos o a algunos problemas de salud que ella ha tenido... El aborto, la eutanasia, la religión, la masonería, Fidel Castro, Marruecos... La reina Sofia ha pedido un deseo por sus 70 cumpleaños y lo ha cumplido: ha hablado. Y según parece el rey Juan Carlos no ha encajado bien este libro; y es que me da a mí que el rey y la reina votan en las urnas cosas diferentes porque la reina ha dejado cristalina su papeleta. La Casa Real está más desordenada que nunca.

Sofia de Grecia puede opinar sobre lo que le venga en gana y puede hacer uso, quién mejor que ella, de los artículos constitucionales que hacen referencia a la libertad de expresión; pero la reina Sofia, en virtud de su cargo público pagado por todos (homosexuales y heterosexuales, casados y divorciados) debe respetar sus obligaciones consorte: "...la utilidad de la Corona está en servir al pueblo, a la comunidad de tu país, sin entrar en políticas de grupos, de partidos, de sindicatos, de 'lobbies'... Los reyes no pueden tomar partido ni meterse en política...". No entiendo cómo es posible que la reina Sofia haga éstas declaraciones en un libro donde repasa los principales temas de interés de la vida política de España.

No me posiciono en contra de la monarquía que está establecida en nuestro país y que tanto bien ha hecho a nuestros intereses en diferentes situaciones, poniendo de relieve su papel en la Transición. Pero todo cambia y todo evoluciona y cada momento histórico precisa un modelo adecuado que sirva a los intereses presentes y futuros que tenga un país. El rey de España ha servido a los intereses de nuestro país de una manera brillante y ha sido, en mi opinión, una de las piezas fundamentales para transformar España en lo que hoy somos. Ahora bien, una vez la democracia está lanzada la voz del pueblo tiene y debe estar por encima de todo y de todos y tenemos el derecho y la obligación de decidir quién nos representa. El rey debe de ser el más súbdito de todos los ciudadanos porque se debe al calor y el cariño del pueblo, que es quién tiene que tener la corona.

Atrás quedan los tiempos en los que existía un rey tocado por la divinidad y que tenía como misión encauzar los intereses de su pueblo analfabeto y falto de cultura para saber hacia adonde dirigirse. Hoy estamos preparados para ejercer responsablemente el derecho que la historia nos ha regalado: elegir libremente quiénes queremos que nos lleven hacia adonde queramos marchar.

A la reina le diría que me ha sorprendido su valentía; la aplaudiría si estuviera en la Casa Real porque el pueblo hubiera votado para ello. Por primera vez en mucho tiempo he sentido a la familia real como auténtica y de carne hueso; con sangre roja como los españoles. Como no ha sido así, la critico por haberse salido del guión que tiene obligación de cumplir.

Además, y que me perdone si me está leyendo, no se me queje Su Majestad con que le parezca mal que corten las calles para celebrar un día al año la fiesta del orgullo gay, porque usted no tiene ni la menor idea (se lo digo con respeto) de lo que es un atasco en Madrid por culpa de su propia comitiva cada vez que pone un pie en la capital. No digo yo que usted deba de ir en un coche como los demás y respetando los semáforos porque supongo (y quiero pensar) que su agenda está demasiado apretada;  lo que sí le pido es que, al menos, guarde silencio y no provoque porque no sé hasta qué punto desde la 'Casa de SM el rey' se percibe la realidad de los españoles del día a día porque me consta que a los actos a los que van hay demasiada moqueta y demasiado esmoquin.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

La Reina siempre a pensado de esta manera y parece todo el mundo sorprendido.
Pollo no podemos convertir todo en politica, esta claro q cada uno crece en un entorno y determina sus creencias.
Las cosas estan cambiando cosas q antes eran tabu ahora son normales, el problema es q ahora parece q se le da la vuelta a la tortilla, la gente q esta empezando a sentirse "liberada" y q pedia respeto por parte de la sociedad, se olvida ...
Insisto q lo raro deberia de ser q alguien se sorprenda por lo q era evidente, ganas de polemica y de seguir minando la imagen de la Monarquia.

K.Billy dijo...

Me pregunto si aceptó en su día que su hijo, el principe Felipe, se casara con una persona divorciada.
Pero bueno, mientras no le cuelgue nada a Leticia no hay problema, es matrimonio para los ojos de Dios.

Espero un post sobre las elecciones americanas Carlos. Cruza los dedos.

Carlos F. dijo...

Pollo:

No soy partidario del sensacionalismo y no me gustan las críticas baratas. En eso estamos de acuerdo. Pero el título del libro se llama 'La reina muy de cerca', no 'Sofia muy de cerca', que es muy diferente; en el libro ella está con la Corona puesta, y ese título le OBLIGA (por ley) a representar a TODOS Y TODAS POR IGUAL, sin importar condición de raza, sexo... y la reina no puede sentarse y hablar como si fuera una más, porque no lo es; si así fuera no estaría donde está.
Ella sabía clarísimamente que sus palabras iban a ir a todas las librerías y a todos los canales de radio y televisión. Lo ha hecho: ha sido valiente y a mi juicio torpe, pero que ahora sepa encajar las criticas que se van a volcar sobre ella y sobre lo que representa; porque eso es lo más importante, que ella habla e indirectamente (o directamente) implica al rey de España, y el follón está montado. Follón que ha liado ella, exclusivamente ella...

Carlos F. dijo...

K.Billy:

Por lo que veo ahora en las declaraciones de la reina, aquél tuvo que ser un momentazo:

-"Mamá, que me voy a casar con Letizia Ortiz, la del telediario de las 3..."
-"¿Hijo, tú sabes en qué lío nos vas a meter...?

Menos mal que se metió el padre:
- "Que no Sofia, que como no se nos case ya sí que nos va a meter en un buen lío".

Álvaro Dorian Grey dijo...

Siento no decir nada pues, como republicano confeso, ya se sabe mi opinión sobre la corona y los chupupteros que la regentan.
Juan Carlos le ha dicho la frase esa de "¿Por qué no te callas?"
Saludos y salud

Anónimo dijo...

No voy a entrar a discutir sobre qué puede opinar la Reina y sobre que no. No hay que olvidar tampoco que es una mujer católica de 70 años y opina como tal. Estoy totalmente de acuerdo en que la normalización no pasa por desfiles a lo "sodoma y gomorra" y conozco a gays que no se identifican para nada con ello, al contrario se avergüenzan. También conozco a gente en contra de la palabra "matrimonio" para ciertas uniones. Y eso es lo que ella dice, que no se le llame matrimonio, no que no se ejecute. Coincido con ella por un simple motivo: el matrimonio es un sacramento. Así que a la unión civil de dos personas no debería llamársele así (ya sea hombre-hombre,mujer-mujer u hombre-mujer). Igual que cuando tu padre te inscribe en el registro al nacer no dice que te ha "bautizado por lo civil". Se está confundiendo su puntualización (o la d ela periodista, que tampoco voy a entrar) con un tema mayor: ahora perece que a la reina simplemente le disgustan los gays. ¿Es la reina? Sí. ¿Debe opinar sobre esto? No lo sé, pero muchos se escandalizan de lo que ha dicho porque "estamos en el siglo XXI" pero olvidan que ha opinado porque es una monarquía "del siglo XXI", más cercana y diferente, que sufre igual que nosotros cuando un avión se estrella rumbo a las islas o cuando los trenes estallan en Atocha.

sonia

Carlos F. dijo...

No estoy de acuerdo contigo, Sonia. No creo que porque el rey y la reina manifieten el sufrimiento del accidente de Barajas o el atentado del 11-M les haga más cercanos; sólo faltaba que no fuera así. El grado de modernidad de una monarquía, bajo mi punto de vista, se mide con otros factores. Desde luego una reina que opina sobre la actualidad política y social de España no me parece una reina moderna, me sugiere un cargo público irresponsable e incluso una falta grave de preparación. Si sus declaraciones hubieran sido vertidas en el salón de su casa (nuestra casa, pagada por ti y por mí) por una cinta que ha sido robada, lo entendería. En este caso no, ella habla como reina Consorte y toma partido, cosa que es absolutamente incompatible con sus obligaciones como tal. Ni tú eres reina, y por tanto tus derechos y obligaciones son otras; ni ella es ciudadana, por lo que sus derechos y obligaciones son otros.
Por cierto, en el tema del matrimonio creo que la situación es otra. El matrimonio no procede del derecho canónico sino del derecho romano (que no eran católico). Y no digo que los heterosexuales, homosexuales, casaddos o divorciados deban o no celebrar su día de 'Orgullo', eso lo deciden ellos; lo que sí digo es que si lo hacen es auténticamente legítimo y si a Su Majestad le molesta que ellos corten las calles, debería de hacer dos cosas en su función de reina Consorte: la primera callarse y la segunda respetar lo que la ley permite. Ella es reina de todos y de todas, al menos hasta la publicación del libro.

Gracias por tu comentario...

¡Puxa PALI, Puxa ASTURIES! dijo...

La verdad es que he quedado muy sorprendido con el libro de Pilar Urbano, puesto que si contaba con la autorización pertinente, no entiendo ahora que se alegue que era una conversación privada.

Yo soy republicano y lo que quiero es que cualquier miembro de la Casa Real opine y manifieste su opinión, pero para ello deben ser igual a los demás. El problema está en que ellos no son iguales a los demás, porque cuentan con unos privilegios totalmente injustos para el S.XXI, que es en el que estamos viviendo.

Es horroroso todo lo que opina, pero no me sorprende que lo opine, solamente me llama la atención que nadie se haya dado cuenta que esas declaraciones iban a salir en un libro.

No creo que con esta mala racha que lleva la Familia Real conlleve a la llegada de una III República. No creo que sea cierto que los españoles valoremos a la Corona como la institución más fiable o querida. No me da a mí esa sensación.

El problema está en que los que están en las cúpulas de los partidos tienen entre 40 y 60 años de media, con lo que son gente que conocen las desventajas de la dictadura y las virtudes de la democracia, aunque haya un rey. Nosotros hemos nacido en 1986, con España ya dentro de la Unión Europea, y no conocemos otra realidad que la democracia, además de tener la suerte de estar viviendo en un país desarrollado, cosa que hace 40 años no era así. Por eso no vemos factible una monarquía.

Yo tengo la esperanza de que algún día llegará el momento en el que todo cambiará. La República es más justa que la Monarquía, y una República no es monopolio de la izquierda, sino es un patrimonio de todo un país.

¡¡A POR LA III REPÚBLICA!!

Cuídate, un abrazo. PALI.

Luis dijo...

Me parece excelente la forma de expresarse de la reina, todos tenemos derecho a decir lo que pensamos (incluso ella), que pasa que cobra de todos nosotros? pues si me jode pero ojala estuviera yo en su lugar. ahora parece que si no ves normal los matrimonios gays o las fiestas en carrozas de chueca no eres de mente abierta.

Un poquito de por favor

chato/ab dijo...

Como puede revolucionar tanto unas declaraciones una mujer (aunque sea la reia) si la mayoria de las personas del pais pensamos igual q ella.
Este pais lo que le sobra nunca mejor dicho son tantas mariconadas...empezamos q si se pueden casar los gay y lesbianas...q si son matrimonio...q si pueden adoptar...
TU PIENSAS Q UN CHIQUILLO Q CONVIVA CON 2 MARICAS...SERA NORMAL CUANDO EL SEA ADULTO...SI EL NO TIENE CARIÑO DE UNA MADRE..EL SOLO VE DOS TIOS DANDOSE BESO..EL ESO LO VERA NORMAL..Y PARA EL LO ANORMAL SERA BESAR A
UNA XIKA..ETC ETC...estaria todo el dia..hablando del tema este.

OTRA COSILLA:
ATOPE CON LA MONARQUIA...ESO FALTA Q NUESTRO MAXIMO REPRESENTATE EN EL MUNDO SEA EL INUTIL DE ZAPATERO!!
SI POR TODO POR DONDE VA SE RIEN DE EL...


UN SALUDO...!!