20 noviembre, 2008


Faltan medios y 'estilo' en la Universidad

Según muchas estadísticas la Universidad Complutense de Madrid se sitúa como una de las mejores Universidades públicas de España. No será por sus instalaciones ni tampoco por el 'estilo' que tiene a la hora de mínimos detalles.

En éstos días de comienzo de curso los que están a un paso de licenciarse, o diplomarse, se enfrentan a diversas empresas fotográficas para hacer frente a la preciada orla. Diferentes 'ofertas' plagan tablones de anuncios y llenan pizarras vacías. Desde luego que es el auténtico business.

Pongamos que hablo de Madrid (citando a Sabina) y que me refiero, por ejemplo, a la Facultad de Ciencias de la Información. El estudiante empieza a revolotear de un lado a otro hasta que se da cuenta que la UCM no quiere saber absolutamente nada de sus estudiantes que están a punto de licenciarse. Ellos ya han cobrado sus tasas de secretaría y sus cuantiosas matrículas; y como el año que viene supuestamente no volverás por allí con tus hojas de liquidación no mereces ninguna atención. El acto de graduación, aunque parezca mentira, depende de ti. La Universidad Complutense 'pasa' de ti.

En teoría debería de ser la propia universidad la que organizara un acto digno de graduación. Para la Complutense debería ser un orgullo poder licenciar a sus alumnos y agradecer su paso por sus viejas y obsoletas (en el sentido literal) instalaciones. En el caso de Ciencias de la Información hay auténticas reliquias de museo, profesores incluidos.

Cuando el alumno está a punto de solucionar el tema de la orla surge la ruindad de una Universidad venida a menos con el tiempo. La empresa fotográfica te ofrece el 'chollo' del siglo y te oferta la banda/beca que tendrás que lucir en el acto privado de graduación (organizado por los propios estudiantes y del que la UCM pertenece ajeno) al precio de 10 euros. Te advierten, además, de que si no la compras en éste instante de noviembre estás perdiendo dinero porque en junio valdrá aproximadamente el doble. Nada que decir en relación al 'chollo', porque al fin y al cabo son una empresa fotográfica y ponen los precios que quieren. Lo que ocurre es que aunque la pagas no te la llevas. ¿Por qué? Muy sencillo.

El día del acto de graduación (organizado por los propios estudiantes y del que la UCM pertenece ajeno) nombran al alumno y sale, entre aplausos de la multitud, para que alguien (en nombre de la UCM) te coloque con precisión dicha banda/beca. El Decano de turno, nada más ni nada menos. Se simula que la Universidad Complutense se complace de poder 'graduar' al que hasta ése momento fue alumno suyo. ¿Se puede tener tanta cara dura? Ya no esperaba que se hiciera lo que se viene haciendo en cualquier universidad perdida en el mundo, un acto digno de una licenciatura organizado con orgullo por la propia universidad, pero qué menos que sea ésta la que se encargue de comprar la propia banda/beca como 'regalo' y detalle hacia el alumno.

La Universidad Complutense debería estar orgullosa que alguien la haya elegido para cursar sus estudios y para encomendar la difícil tarea de formación. Lo que el alumno sea en el futuro se lo debe, en buena parte, a la propia universidad. En éste caso queda claro que no, que la Universidad Complutense sólo entiende de liquidaciones de matrícula y de ampliación de créditos. Todo lo que no sean euros, que se encarguen otros.

En éstos días de encierros permanentes en protesta por Bolonia creo que aspiramos a demasiado. Para afrontar los grandes temas primero hay que resolver los más pequeños. Y detalles como la orla o como la banda/beca son los del día a día y los que marcan al estudiante y a la persona. Mientras miramos para Bolonia, sin saber muy bien qué ocurrirá, seguimos sufriendo (y la palabra es perfecta) planes de estudio obsoletos y teóricos que no sirven absolutamente para nada.

Sin ser todavía licenciado me bastaría, aproximadamente, media hora para hacer un borrador que albergara el un plan de estudios más bonito de Periodismo en Ciencias de la Información; una carrera que podría ser maravillosa y diferente a las demás pero que hoy por hoy no es más que un contenedor de basura que nos hace perder el tiempo a los que, en teoría, mañana estaremos en el cuarto poder. El nivel de desarrollo de un país se mide por la calidad y la libertad de sus medios.

En 5 años hemos dedicado infinitas e infumables horas a estudiar teorías del siglo XV y fenómenos del XVI; hemos hecho decenas de exámenes empapando autores y 'pajas' mentales varias. No más de 5 minutos se han dedicado a titular, a tratar la información o a reflexionar sobre lo que hoy ocurre. La falta de planificación y de ingenio por parte de muchos profesores haces que en el primer curso sigas 'atontado' por el bachiller; que en segundo curso recibas alguna asignatura suelta que hace referencia al periodismo y te motives al máximo para llegar a tercer curso y pensar que 'algo' va mal, que no terminas de estar satisfecho con lo que has 'aprendido' en el ecuador de una licenciatura. Entonces pasas a cuarto curso y es donde, de verdad, crees que no le estás sacando ni un 1% a una carrera que podría ser infinitamente mejor. Y cuando llegas a quinto curso, último de la licenciatura, es cuando confirmas lo que empezaste a pensar en tercero.

Entonces entiendes por qué Massiel puede entrevistar a un personaje político en TeleCinco hace dos semanas.

13 comentarios:

Rodolfo Serrano dijo...

Aunque he "comentado" tu comentario en mi blog, no quiero pasar esta oportunidad para decirte que en el análisis que haces de tu/nuestra facultad también coincidimos plenamente.
Otro abrazo

El Tigre de Mompracem dijo...

No sabes como me alegra haber encontrado este Cajón tuyo!.
Enhorabuena!
Nos veremos por aquí!
Un abrazo

Carlos Felipe dijo...

Gracias amigo; supongo que el azar de la blogosfera nos ha reunido, ¿por qué no aceptarlo? Nos veremos por aquí, y por tu blog. Si te dijera que también me ha gustado, ¿sería pedante? Correré el riesgo: me gusta tu blog. Así que también nos veremos allí...
Un abrazo 'tigre'

Nacho G.Hontoria dijo...

Compañero, yo ya te lo dije en tercero y tu me dijiste: "No seas agorero". El año pasado lo confirmamos ambos y, este año, me extraña que hables en pasado, porque la que se avecina es de aupa... Respecto al resto...pues qué decir, si reproduce fielmente nuestra conversación con Toribio después de la clase en hebreo y con el Gallego en el momento de la orla "chollo"...

Carlos Felipe dijo...

No hablo en pasado, ni mucho menos, si lo denuncio es porque es una triste realidad del presente. Y lo más duro: del mañana.

Por supuesto que te dije aquéllo de que eras agorero, al igual que hoy te digo "LLEVABAS MÁS RAZÓN QUE UN SANTO". Es una vergüenza lo que nos está ocurriendo. Decanos que cobran, Rectores que cobran, profesores que cobran... y la mitad (más uno) no hacen lo que deberían.
Eso sí, mi pregunta es la siguiente: cuando la UCM nombra doctor honoris causa a algún personaje famoso, se llame quien se llamen, ¿también le cobran la banda/beca?

¿Por qué callamos? ¿Por qué no nos encerramos? ¿Por qué no concertamos una cita con el Rector o Decano? ¿Por qué? ¿Por qué?

Nacho G.Hontoria dijo...

Porque estamos dormidos o hipnotizados compañero, y si no mira lo que dijo nuestra "compañera" de clase cuando intentamos abrir el debate en clase el otro día... con opiniones e ideas así no vamos a ningún lado.

Sonia dijo...

que dijo nuestra compañera de clase? qué me he perdido? me interesa en serio. A mí en mi cole me regalaron la orla y señores, el Estado no le pagaba lo que le da a la Complutense. Me fastidia oensar que en poco menos de un año no voy a tener que sufrir más nuestra facultad, pero en ello tambié hay mezcla de resginación, porque no he luchado porque cambien las cosas. ¿Y si hoy me siento reivindicativa? ¿Y si hablamos de escritos y firmas?

Poli dijo...

¿Sabéis dónde están los muertos en aquellos días trágicos? En todas estas palabras e ideas que estamos firmando aquí y en todas esas palabras e ideas que seguiremos firmando allá. Aquéllos heróes realmente ganaro: ¿sabéis por qué? Porque siguen vivos en nosotros y serán eternos;
Te agradezco por estas palabras en el blog de Rodolfo. Si bien se que no están hablando de la situación en argentina, o de los desaparecidos por la policía bajo régimes democráticos, están hablando de desaparecidos y me siento identificada ante la misma desesperación, ante la misma pregunta: ¿dónde están?
Gracias!

Un abrazo.

Carlos Felipe dijo...

La chica dijo que no le parecía mal que gente que ha estudiado otras carreras (ella habló de Económicas) ejerzan como periodistas porque está claro que, habiendo estudiado 5 años una materia, sabe más que cualquier periodista. Lo que no debe tener muy claro esta chica es qué es un periodista. Lo que es irrefutable es que un licenciado en Económicas sabe mucho (muchísimo) más de economía que un periodista; pero nuestra función es la de buscar fuentes y COMUNICAR los mensajes a los ciudadanos. Aquél que haya estudiado Económicas será nuestra fuente y nosotros los artesanos que analicemos la información que nos dé y transformarla para hacerla entendible al receptor. Cada profesión tiene su cometido en la sociedad.
Esta chica que supuestamente está en nuestro mismo barco parece que comparte nuestras opiniones.

Pues Sonia, YO ME APUNTO A ESCRITOS, FIRMAS, REUNIONES... así que, si alguien quiere sumarse sólo tiene que correr la voz y EJERCER LO QUE SOMOS: profesionales que intentan cambiar lo malo y mantener lo bueno...
¿Alguien se anima? Es hora de moverse, es el momento.

Carlos Felipe dijo...

Querida 'Poli'
Por supuesto que habla también de Argentina porque en ésto no hay fronteras... Te agradezco sobremanera tus palabras. Me faltó enviar en el blog de Rodolfo Serrano un fuerte abrazo y todo mi ánimo a todo aquél que lo vive directamente. Para ti va ese abrazo y ya sabes que el resto estamos con vosotros. Por eso están en nosotros...
Un saludo

CARMEN dijo...

Me ha parecido muy interesante tu blog, igual que los comentarios en el de Rodolfo Serrano.
Gracias por pasarte por mi barco.
Un abrazo.

lourdes c. dijo...

Estoy de acuerdo en las reivindicaciones que haces, pero creo que se podrían extender a todas las titulaciones y a casi todas las Universidades de España. Seguro que hay alguna que se libra, y afortunados los que hayan cursado sus estudios en ellas, pero son rarísimas excepciones.
En mi caso la Universidad tuvo el detalle de regalarnos la “beca”, pero eso fue después de sufrir 5 años insoportables de carrera, que sinceramente acabé pensando que habían servido de poco. Fueron pocos o ninguno los profesores que no se limitaron a leer literalmente los códigos (estudié Derecho) sino que explicaron su contenido y aplicación real, y pocas las asignaturas en las que estaban previstas algún tipo de prácticas. Así que en 5 años de carrera nunca asistimos a un juicio en la Audiencia y ni siquiera vimos modelos de demandas.
El mundo profesional se tornaba una aventura que daba dolor de cabeza, pero la realidad fue peor, porque resultó que la universidad sí nos había preparado bien, teniendo en cuenta que para acceder a un despacho de abogados y trabajar de pasante solo se exigen 2 requisitos: saber manejar la fotocopiadora y tener espíritu de resignación, algo que habíamos aprendido a la perfección.
Tras aquella etapa no es que las cosas hayan ido mucho mejor, pero trabajo para que esta nueva aventura tenga un final feliz..Ya te contaré.

Carlos Felipe dijo...

Lourdes, espero impaciente que me cuentes...
Un besazo