27 noviembre, 2008


"Zapatero busca trabajo"

Después de las duras acusaciones vertidas por Mariano Rajoy en torno a la posible compra de Repsol YPF por una compañía rusa, en las que amenazaba con hacer responsable exclusivo al presidente del Gobierno de cometer un "escándalo mayúsculo" si no intervenía en la operación, ayer fue el líder popular el que besó la lona.

El escenario fue el Congreso de los Diputados, donde José Luís Rodríguez Zapatero anunció un nuevo paquete de medidas para paliar los efectos de este periodo de 'vacas flacas'. El presidente del Gobierno, durante uno de sus turnos de réplica, contestó con claridad y contundencia a Mariano Rajoy. Zapatero señaló que el líder de los populares está intentando 'manipular' a los ciudadanos bajo un discurso falso y "poco coherente". ¿Por qué? - Porque hace meses Rajoy señaló al Gobierno de Zapatero como único culpable de la subida espectacular que el IPC estaba teniendo en nuestro país y de ser el responsable del asfixio que sufrían las familias por las cuotas que pagaban de sus hipotecas.

En aquél momento el líder socialista contestó con los mismos argumentos que el tiempo acabaría confirmando, y dándole la razón. El IPC había crecido espectacularmente (situándose en el 5,3%) porque el precio del petróleo se había disparado de manera histórica, llegando a pagar más de 180 dólares por barril; y la cuota de las hipotecas también estaba creciendo porque el Euríbor estaba siendo proporcional a la subida de los tipos de interés impuesto por Europa. El presidente pidió tiempo en función de los datos que manejaba y prudencia porque se trataba de una situación puntual y concreta que no perduraría en el tiempo. Pero claro, ni los populares ni otros confiaron en el presidente porque los prejuicios sobre el análisis económico de los socialistas es el que es.

Ahora, meses después, como el precio del petróleo ha bajado de manera radical, pagándose a 50 dólares el barril, el IPC estará en noviembre en torno al 2,5%; y como los tipos de interés también se han reducido, la cuota de las hipotecas también se verán ligeramente reducidas. Pero, ¿qué ocurre? - que Rajoy en su día sí criticó desde su tribuna al presidente del gobierno por ser el responsable de un IPC por las nubes y unas hipotecas asfixiantes; sin embargo, ahora que el IPC baja y las hipotecas también, nadie sube a la misma tribuna de oradores a reconocer el mérito del Gobierno (en caso de que efectivamente fueran los culpables) o las mentiras y acusaciones gratuitas que ellos mismos hicieron en su día.

Ante las palabras de ayer de Zapatero, silencio administrativo de Mariano Rajoy. ¿Por qué será?

En un periodo de crisis general, cada país se ve afectado de manera particular. Concretamente, en el caso español, la crisis financiera desatada se está cebando en el desempleo de los ciudadanos, situado en la actualidad en el 11,3%, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). El nuevo paquete de medidas anunciado por José Luís Rodríguez Zapatero se centra en la inversión pública y en la creación de empleo.

De los 11.000 millones anunciados, 8.000 serán destinados a inversión pública y equipamientos para crear el máximo número de puestos de trabajo posible. Los Ayuntamientos serán quienes apliquen dichas ayudas en diferentes modalidades: carreteras, hospitales, colegios, centros de DIA... dependidendo de las necesidades. Por tanto, al mismo tiempo que se crea trabajo y se incentiva la economía se estará creando bienestar social en forma de centros públicos.

En anteriores planes, el Presidente también ha incluido las siguientes medidas:

- Creación de un Fondo de Adquisición de Activos Financieros (para entidades financieras).
- Concesión de avales para deuda nueva.
- Línea de créditos del ICO para pequeñas y medianas empresas.
- Aplazamiento de la mitad del pago de letras de la hipoteca.
- 11.000 millones para frenar destrucción del empleo, de los cuales 800 millones irán destinados al sector del automóvil y 400 millones para el desarrollo de la ley de dependencia.

Serán acertadas, criticables o mejorables... pero que nadie diga que el Gobierno socialista está improvisando y carece de un plan para frenar las consecuencias de la crisis. Lo que sí es cierto es que nadie tiene la solución perfecta para acabar, mañana mismo, con este ciclo económico negativo; pero no menos cierto es que desde el Gobierno se está trabajando para que las consecuencias sean las mínimas.

No se trata de propaganda sino de 'arrimar el hombro'. Si un partido político conoce más claves puede plantearlas en el Congreso. Lo que demuestra una falta de responsabilidad es que el líder de la oposición suba a la tribuna de oradores, critique gratuitamente las medidas del Gobierno y no aporte ninguna solución.

Echo en falta algo cuando se habla de medidas frente a la crisis. Hasta el momento los miles de millones que se están poniendo encima de la mesa, tanto desde Europa como desde EE.UU, están centrándose en el sector financiero y en sector bancario, que indirectamente influirán en los ciudadanos. Debería existir conjuntamente un buen paquete de medidas destinadas a los consumidores de manera directa, algo que pudieramos palpar y notar en nuestra economía diaria. Desconozco cuál será el margen que maneja el Gobierno, pero tengo envidia de la rebaja del IVA que algunos países van a poner en práctica y que les supondrá una rebaja directa de todos los productos diarios y normales que nos hacen falta en el día a día.

Las previsiones señalan que dentro de un año y medio la tormenta pasará; lo que conviene saber es que si hoy ponemos parches en lugar de solucionar el problema, acabaremos cayendo de nuevo; en cambio, si se hacen las cosas bien podemos ir, incluso, a mejor. Tenemos una oportunidad, ¿por qué no aprovecharla?

2 comentarios:

Álvaro Dorian Grey dijo...

Una cosa hay que decir, el gobierno, al principio de todo esto le cogio en fuera de juego, y, yo fui uno de los que dijo, que estaban a verlas venir. Hasta la reunión de la Unión Europea no se comenzaron dar soluciones.
Se puede o no estar de acuerdo en las medidas que, a día de hoy, está adoptando, lo que hay que ser sincero es en decir que, ahora, sí están dando soluciones. El PP todo lo soluciona con bajar los impuestos y no gastar nada, algo contradictorio con todo lo que dicen los países, excepto Italia, claro esta.
Lo cierto es que la reflexión que expones es muy buena.
Saludos y salud

Carlos Felipe dijo...

Las cosas son claras y la objetividad tiene que ser obligatoria. En la pasada campaña electoral, tanto José Luís Rodríguez Zapatero como el Ministro de Economía, Pedro Solbes, negaban la existencia de una crisis latente; al mismo tiempo, Rajoy y su 'mano derecha', Pizarro (del que nunca más se supo nada en materia económica) anunciaban estar en una crisis jamás conocida. Ni unos ni otros tenían razón, y unos y otros buscaban su jugada electoral; porque lo cierto es que en aquél momento no había crisis (el crecimiento del PIB seguía siendo del 2,5%) pero no menos cierto es que las previsiones sí auguraban problemas en un futuro inmediato.

Si Rajoy hubiera sido un líder de oposición sensato, ahora podría sacar pecho de aquellas visiones económicas, pero como se pasó la anterior legislatura avisando de que el lobo venía en cualquier materia, nadie se fio y todos dudaron. De mil profecías que lanzó, malo sería que no acertara alguna.

Y aquí entran en juego los prejuicios de tiempos anteriores; porque sobre la cabeza de muchos vuela la idea superficial de que los socialistas siempre acaban endeudando los bolsillos por su ansiado gasto social. Nada más alejado de la realidad. Lo que ocurriera en otras etapas, ocurrido está. Y Zapatero ha demostrado ser un líder socialista nuevo que poco, o nada, tiene que ver con sus antecesores en el partido. Es por eso que en muchos temas levanta críticas dentro del sector duro de su partido (Ibarra, Bono o el propio Felipe González). De alguna manera Zapatero ha reinventado el PSOE en España. Y en materia económica también, porque se está poniendo las pilas para afrontar las consecuencias de algo que viene desde el exterior.

Hay que mirar las estadísticas y ver cómo evolucionó la tasa de paro en la primera legislatura, cuando todavía no se vislumbraban las 'vacas flojas' que hoy padecemos. El paro bajaba sustancialmente y se colocaba en cifras históricas. No creo que la estrategia de aquel gobierno fuera tan diferente al del actual. Y que nadie me nombre la famosa despensa que Rajoy dice que llenaron ellos, porque la demagogia empobrece el debate.

Gracias Dorian por tus comentarios... Un abrazo fuerte.