08 octubre, 2008

'Roosevelt' Luís Zapatero y su New Deal

La situación económica actual está pasando por momentos extremadamente delicados y los gobiernos echan mano de la historia para salir del bache. Las medidas anticrisis que se están adoptando no son tan nuevas como aparentemente parecen y es que el futuro siempre pasa previante por el pasado.

Los prejuicios están a la orden del día y el 'san benito' que ha perseguido a los socialistas durante sus años de gobierno, tanto en la etapa de Felipe González como la que está afrontando Zapatero, no es positivo en cuanto a materia económica se refiere. Lo que ocurrió con la vieja escuela del PSOE lo juzgó el tiempo, que puso a cada uno en su lugar y a más de uno en la cárcel; pero lo que está ocurriendo hoy tiene más matices de lo que parece. José Luís Rodríguez Zapatero tiene a su alcance la posibilidad de demostrar que la política social de un país es perfectamente compatible con las cuentas públicas. Aunque también es cierto que de no salir bien su jugada la política socialista quedará fuertemente marcada como un planteamiento utópico y alejado de la realidad. ¿Una oportunidad o un reto?

El 'crash' desencadenado en 1929 en EE.UU es siempre recordado cuando hablamos de crisis financieras. Entonces fue cuando se acuñó aquello de que cuando América estornuda, Europa se resfría; y es que ningún país en el mundo puede permanecer ajeno a lo que sucede en el imperio yanqui. Aquella situación extrema fue combatida merced a lo que el propio presidente americano bautizó como New Deal, que consistió básicamente en una política fuertemente intervencionista del Estado. Al parecer el presidente del Gobierno ha hecho sus deberes y se ha empapado de lo que en su día se hizo para salvar una situación económica 'algo' parecida a la que estamos padeciendo a nivel global en el presente. Al fin y al cabo, y con todos los matices del mundo, los ciclos económicos son simplemente eso, ciclos, y la forma de combatirlos son en su esencia la misma.

Aquel New Deal se basaba en aumentar el gasto para reactivar la producción y en un férreo control bancario para evitar desplomes en la Bolsa. La presión de los créditos se redujo sustancialmente con el objetivo de facilitar el pago de deudas y reactivar el consumo, cosa que hoy ha anunciado el Banco Central Europeo (BCE) para reducir del 4,25% al 3,75% los tipos de interés en la eurozona. Roosevelt también amplió los límites de seguro sobre depósitos bancarios con el fin de tranquilizar a los ciudadanos y generar confianza puesto que, en el caso de que los ciudadanos retiraran sus fondos de sus cuentas corrientes, no haría más que agravar considerablemente la situación ya de por sí deteriorada. La reunión de los 27 aprobó, hace unos días, ampliar ése límite y garantizar los euros de los ahorradores y, Zapatero en particular, ha elevado todavía más ése límite para calmar a los españoles y generar todavía más confianza en el sector financiero.

Este conjunto de medidas en particular y el resto en general no van a cambiar el ciclo económico de la noche a la mañana, y tal vez tampoco a medio plazo. El objetivo no es remontar el vuelo de inmediato puesto que los milagros no existen y en economía hay una regla básica: dos más dos igual a cuatro. Lo que sí genera estas actuaciones es cierto alivio y un acolchado para amortiguar lo más posible el golpe que la economía está sufriendo. Se trata de sentido común y viendo el panorama es de aplaudir la inmediata reacción que se ha producido desde la UE en general y desde el Gobierno español en particular. Estos hechos deben de ir acompañados de otros paquetes de medidas para que progresivamente remonte el vuelo esta nave en la que indirecta o directamente vamos todos instalados.

Estoy en desacuerdo con quienes critican estas actuaciones intervencionistas porque se trata de 'salvar el culo' a los banqueros y a los hombres de negocio; sí exijo que una vez pasada la tormenta se depuren responsabilidades y se apunten las matrículas de todos los que se han pasado de la raya en estos tiempos de bonanza, que han sido exprimidos al máximo; pero hoy por hoy 'salvar el culo' a los engominados conlleva salvarnos todos de una crisis económica de la que no sabríamos escapar porque, sencilla y tristemente, no estamos preparados para afrontar. Con esta sociedad de consumo en la hemos crecido: ¿quién se acuerda de ahorrar? Se nos ha olvidado aquello de guardar una pequeña parte de paga para la semana que viene por si padre no podía darnos la misma cantidad; ahora si no gastamos es porque no tenemos, no porque ahorremos. Y esto es así, para bueno o para malo, pero es así. Nos hemos mal acostumbrado entre todos y ahora podemos echar de menos muchas enseñanzas.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

pollo qdan tiempos mu malos todavia esto esta a la mitad, creo q no es momento de palos sino de union e intentar capear el temporal. los europeos al principio criticaban a eeuu por rescatar a sus gigantes y dijeron hace menos de una semana q no iban a bajar los tipos de interes ni iban a hacerse cargo de esas deudas, eso me parece q fue un viernes y el lunes alemania ya salio al rescate de los suyos y reaccion en cadena.
creo q a los bancos q se han estado aprovechando deberian joderlos bien.
y esta semana me ha parecido ver q banesto proclamaba a los 4 vientos una pasada de millones en beneficios.
esto lo vamos a pagar los de siempre, asi q habra q aguantar...

Carlos F. dijo...

Eso último no te lo discuto; incluso a veces sospecho que esta crisis ha sido provocada por los de arriba para usar el presente para estar cada vez más arriba. Ellos aprovecharán la coyuntura para crecer y crecer sin echar un vistazo a los ciudadanos de a pie, que al fin y al cabo son lo más importante de todo esto.

Anónimo dijo...

Los listos viven de los tontos y los tontos de su trabajo.
Zapatero ha disfrutado a manos llenas de la herencia y se ha dedicado a las dávias y las mercedes, aparte de poner en marcha la más colosal campaña de compra de votos de la historia de España. Romero Robledo fue una zapatilla rusa al lado del descaro zapateresco para incidir con dinero contante y sonante en las bolsas de votos: jubilados, Per, cheque-bebé, cheque-parturienta, cheque-vivienda para los jóvenes y 400 euros para el sector amplísimo de declarantes de la renta. Y no ha ido más lejos en sus dádivas y en la compra de votos porque un ministro de Hacienda prudente y moderado ha contenido la hemorragia zapateril.

Anónimo dijo...

Carlos, creo que por más que quieras qeu Zapatero recupere credibilidad llevando a buen puerto el problema de la crisis que desde hace mucho tiempo se negaba a reconocer y que por descontado yo también quiero qeu lo haga bien porque están los intereses de todos los españoles en el mismo saco, he de hacer una reflexión en voz alta porque no quiero que te lo tomes a mal pero no sirve para esto.

Y me baso principalmente en que no ha sido capaz de hacer nada por si mismo en lo que ha la crisis se refería, se ha limitado a copiar las decisiones de los que en verdad están preparados y no sólo contento con eso un día se atrevió a decir que determinadas decisiones en España no hacía falta tomarlas y al día siguiente estaba haciendolas efectivas porque los ingleses que son los que por ahora nos están salvando el culo porque son los inteligentes lo hacían.

Estoy muy descontento porque en el plano internacional no pintamos nada, nadie nos quiere en estos momentos, cuando fue la reunión de los 8 España no asistió, cuando se ha hecho ahora la reunión en China, España no está. Zapatero por mucho que quiera no puede, si tenemos como amigos unica y exclusivamente a paises como Cuba y Bolivia pues nos pasará lo que hasta ahora.

Y quiero puntualizar otra cosa, esta crisis no es sólo fruto de estar inmersos en un ciclo económico de recesión sino que además se ha dado una serie de circunstancias que han agravado la recesión que es lo que conocemos como la crisis financiera de la que tanto hablamos.

Otra cosa, he de romper una lanza por los míos que como tú los llamas son los engominados, esa gente a pesar de que tengan un huevo de dinero son los que mueven el país, son los más listos y los que más arriesgan porque si en algún momento en la clase de economía te hablan sobre el mercado financiero te daras cuenta de muchas cosas que hasta ahora te habrán pasado inadvertidas.

Ya seguiremos hablando del tema, pero una cosa esta clara y te lo digo desde ya, Zapatero no va a ser quién nos saque del lio.

Anónimo dijo...

Es verdad que la crisis económica internacional ha afectado a todas las economías europeas. En eso tiene razón Zapatero y Rajoy no ha sabido replicarle con la verdad: que la consecuencia de esa crisis habría sido menor en España si el presidente del Gobierno la hubiera reconocido en el otoño pasado, tomando las medidas imprescindibles. Pero el Zapatero embustero engañó a la opinión pública negando la crisis y situando a España en una Jauja riente y tornasolada para ganar las elecciones generales de marzo. Y ahora el PSOE vuelve donde solía: los presupuestos generales del Estado, en lugar de reducir el gasto público y contener la recesión económica que se avecina, se apuntan a un gigantesco agujero deficitario de 17.100 millones de euros y a una crecida del gasto en torno al 3´3%. Los asesores personales y a sueldo de Zapatero, incontables como las arenas de la playa o las estrellas del cielo, se frotarán las manos. Todo va a seguir igual: más funcionarios, más paro, más gasto social que en el lenguaje zapateresco significa que proseguirá la compra de votos, más subvenciones y ayudas a todas esas pintorescas asociaciones, entre ellas las incontables de la memoria histórica, que están siempre dispuestas a chupar del bote hasta la extenuación.
Y claro: los impuestos, que son ya casi confiscatorios, subirán.
Lo malo esta por llegar ya lo veremos.

Anónimo dijo...

CARRILLO: El camino emprendido por Garzón para abrir las fosas de la Guerra no es el mejor. DICE EL JUEZ GARZON QUE TENGAN CUIDADO QUE LO MISMO LES SALE EL TIRO POR LA CULATA. SE REFIERE A LA MEMORIA HISTORICA.
Más vale que ese dinero lo emplearán en otra cosa más importate como crear empleo, pensiones de viudedad, ley de dependencia, asi nos va pensando en el pasado con este desgobierno.

Anónimo dijo...

Aclaración: sobra DICE en el comentario anterior.

Anónimo dijo...

Con la de debate que podría dar este tema y que nos hayamos estancado. Según los comentarios que puedo leer la mayoría opina que el actual Gobierno no esta preparado para atender a la crisis y que en el plano internacional no pintamos nada. Gracias a que contamos con Don Juan Carlos aún tenemos un representante válido de cara al extranjero.