08 julio, 2008

Los Socialistas desafinan

Hace unos días se clausuraba el 37º Congreso del PSOE entre mucha expectación por el lema de los socialistas: "la fuerza del cambio". Cierto es que se han debatido ideas: aborto, eutanasia, voto de los inmigrantes... y no menos cierto es que se han adoptado leves pero determinantes giros dentro de la estructura de poder del PSOE. El margen de maniobra de José Luís Rodríguez Zapatero se ha visto aumentado. ¿Bueno o malo? - el tiempo lo dirá.

Lo que me llamó sumamente la atención fue la despedida que tuvieron: puño en alto y entonando "La Internacional". El himno de los trabajadores se consolidó como tal en 1910 tras la II Internacional siendo incluso el himno de la Unión Soviética hasta el año 1943 por deseo expreso de un tal Lenin.

Si algo bueno tiene el siglo XXI es que el pasado queda atrás. Cuando hacemos uso de él en el presente huele a rancio y a trasnochado. "La Internacional" es de una belleza sin parangón, no cabe duda, pero en pleno año 2008 ningún partido político en una democracia española debería apropiarse de la misma porque otros podrían hacer lo propio con otros himnos. Si eso pasara, el circo estaría montado. Y aunque me moleste, con razón.

Tampoco debería ser cantado por unos políticos que acaban de ratificar la Directiva Europea sobre Inmigración, porque sería manchar cada renglón de su letra. En uno de los fragmentos se dice que "... ni esclavos ni hambrientos habrá..." y esto deroga automáticamente la reclusión y la inferioridad con la que los Ministerios empezarán a tratar al que venga de fuera buscando un pedazo de pan. "...Removamos todas las trabas que oprimen al proletario..." cuando en realidad lo que se está haciendo es poner más y más impedimentos para que los ricos seamos más ricos y los pobres sean más pobres. Sin malos coches no habría buenos coches.

Lo que sucede es que en los Telediarios sólo se escucha la primera frase: "...Arriba los pobres del mundo..." y queda muy bien. Es cierto que si hay algún partido en España que se preocupa de las clases sociales menos favorecidas es el PSOE, y Zapatero lo ha demostrado poniendo en práctica innumerables leyes; pero tenemos que reconocer que la política del Presidente del Gobierno busca dos intereses contrapuestos: luchar contra las desigualdades y mantener el bienestar social. Sin los pobres o sin los ricos, no estaría en La Moncloa ni él ni ningún candidato a la Presidencia. Esto no es ni malo ni bueno, es la realidad. Y precisamente por eso, dejemos en paz "La Internacional" porque no tiene nada que ver con la política de ningún partido en la actualidad. Pensar lo contrario sería utópico.

Cantar ese himno conlleva gran responsabilidad, y hoy por hoy es un insulto grave a aquellos trabajadores que sí supieron alzar la voz y el puño para luchar por sus derechos. Hoy en día los que entonan tienen la cartera llena y los derechos cubiertos.

2 comentarios:

Álvaro Dorian Grey dijo...

"La Internacional",en España, tiene varias letras, supongo que ellos canta la internacional socialista (debo reconocer que yo no me la sé, ni la socialista ni la comunista), pero terminar cantando este hinmo el PSOE, como dices, es apropiarse de himnos del pueblos, que a día de hoy no es el PSOE el más indicado, cuando una de las frases de esa canción dice "Los hombres han de ser hermanos, cese la desigualdad" y firman una ley asquerosa contra los inmigrantes.
saludos y salud

Anónimo dijo...

Ole!! Se te acabaron las vacaciones, jeje!! Me gusta, pero eso de que en la actualidad ningún partido en España puede o debe apropiarse de la Internacional...te dire, como simpatizante que quedan algunos, y el principal de ellos es el PCE, aunque deba reconocer que "suena" en la actualidad desfasado y utópico. A cuidarse apiguito!!Besillos y feliz veranico...

Alberto (Garci)

Pd: ya ves, sigo currando...sigo al pie del cañón...