20 junio, 2008

RAJOY TAMBIÉN SE JUEGA LOS CUARTOS


La familia del Partido Popular luchará en los próximos días para que no haya divorcios ni eutanasias políticas. Con cabeza y corazón Rajoy tratará de convencer a los suyos que él es el mejor candidato posible para las próximas elecciones y para liderar el PP en el futuro. Mi pregunta para ustes es: ¿esta vez también habrá niña?

Tras las últimas elecciones generales y después de la victoria de José Luís Rodríguez Zapatero, hemos pasado de la lucha por La Moncloa a la lucha por Génova. Aquéllos resultados fueron un verdadero terremoto que se cernió sobre la figura de su Presidente y líder, Mariano Rajoy, que lejos de presentar la dimisión tras dos procesos electorales derrotado, anunció desde su balcón que seguiría por el bien de todos los españoles.

La noche del 9 de marzo comenzaron los cuchillos largos. El poder era mucho y la ocasión para avanzar en el frente del PP era oportuna y pertinente. Como si de un imán se tratase, las distintas posturas dentro del partido se alinearon a la perfección en uno y otro bando. Los continuistas y los reformistas. Los que estaban a favor de Rajoy y los que estaban en contra del mismo. Nunca se hizo oficial ningún nombre de ningún candidato que pudiera robarle la presidencia del PP a Rajoy en el Congreso que hoy se inaugura. Durante 3 días se debatirá y se decidirá quién tira de las orejas al Presidente en esta legislatura.

Muchas declaraciones pero escasos candidatos. Todos querían su minuto de gloria en el telediario de las tres criticando o alabando la gestión de su líder; pero nadie tenía las agallas suficientes para salir a escena y decir: "Yo presento mi candidatura". Esperanza Aguirre por un lado, Alberto Ruíz Gallardón por otro, Juan Acosta en medio... Frases de unos y de otros que demostraban el verdadero drama del PP: después de 4 años preocupados por la situación de la familia, estaban viviendo su propia pesadilla: la familia del PP estaba rota. ¿Para qué habrá servido tanta manifestación y tanto autobús fletado a la Plaza de Colón?

Gallardón quiso ejercer antes de las elecciones pero fue silenciado en el despacho de Mariano Rajoy. El alcalde más famoso de España, sin contar a Julián Muñoz, decidió tomarse un descanso político tras las elecciones generales porque estaba "triste y derrotado". Semanas después, Mariano Rajoy le puso "contento y victorioso" prometiéndole una cartera en el futuro. El líder del PP debió darse cuenta de su error electoral al no incluir a Gallardón en las listas electorales y debió rentabilizar al alcalde de Madrid. En ese momento Esperanza Aguirre saltó a la palestra y buscó su protagonismo. Ese fue el epicentro del terremoto del PP.

Las "pullas" fueron habituales y las críticas hacia Mariano Rajoy latentes. Medios hasta ahora afines al popular como la COPE o EL MUNDO dejaron de lado a Rajoy porque no aceptan haber perdido dos veces contra Zapatero. Es como si un equipo grande perdiera siempre contra uno pequeño, pero la cuestión es determinar si el PP era tan grande o si Zapatero era tan pequeño. Lo cierto es que el Presidente del Gobierno ha ganado la partida en cada batalla librada contra Rajoy, bien en forma de debates televisivos, bien en sesiones parlamentarias sobre el estado de la nación.

Ahora hay 3 días por delante para dialogar (no les gusta nada esta palabra) y para decidir. Para que este Congreso del PP sea positivo para todos, no solo para "la familia" de los compromisarios, lo sano y recomendable sería que surgieran varias propuestas y se enfrentaran sanamente. La pluralidad en democracia es buena porque enriquece.

Para que la figura de Rajoy sea legítima no sólo tiene que contar con el respaldo de los más de 3.000 compromisarios que se van a dar cita en Valencia, sino que tiene que enfrentar sus ideas a las de cualquier otro político; y en virtud de ello, elegir al candidato más eficiente y más capacitado para hacer una oposición "positiva" para los intereses de España. Esa la importancia que tiene este Congreso para todos, no sólo para los simpatizantes y militantes del Partido Popular.

Mariano Rajoy "se juega los cuartos", al igual que España el domingo frente a los italianos; los días 20, 21 y 22 serán auténticas finales para saber si Rajoy hace efectivo el lema de la Eurocopa: ¿podemos?

4 comentarios:

Anónimo dijo...

pollo mira q te encanta darle caña a marianito eh? con su nuevo equipo tiene q llevar un poco de cuidao, en el levante no han sentado bien algunas declaraciones, espero q no vaya dando palos de ciego como otros.
por cierto nuestro zapatitos va agotar el lenguaje eh? un abrazo.

Álvaro Dorian Grey dijo...

Creo que va a ser un congreso fácil, sencillo, sin ideas y con una única voz, la de Mariano. Hace tiempo dije que, espero me equivoque, nadie va a mover ficha, esperan a que se de el batacazo perdiendo otras elecciones y entonces.... manada de buitres al acecho de un sillón..
saludos y salud

Carlos F. dijo...

Yo también pienso que no habrá voces discrepantes, y mira que de eso entienden un rato... pero es una lástima. Después de tantos años con Rajoy en el despacho de la calle Génova, nadie ha tenido una sensación de que Rajoy podría hacerlo bien... y a los votos me remito.
No me puedo creer que dentro del PP haya sólo una idea y que, después de tanta crítica y tanta presencia mediática, nadie tenga el valor suficiente a alzar la voz y proponer un proyecto diferente.

No me sorprende, porque Gallardón ya me decepcionó en su día. Primero se atrevió a dar un paso adelante y se ganó el respeto de muchos (el mío incluido); pero algo debió de prometerle Rajoy cuando, de la noche a la mañana, cambió su parecer y le ofreció todo su apoyo. Entonces se ganó el desprestigio de muchos, y el mío (nuevamente) incluido.

Y a ti Pollo sabes que lo que está ocurriendo lo predije antes del 9 de marzo y estoy muy contento con lo que está pasando. Pero esa alegría depende únicamente de que haya más candidatos, más ideas y más proyectos que el que lleva Mariano debajo del brazo, que no convence ni al portero de su casa.

Un saludo Álvaro y un abrazo para ti Pollo

Anónimo dijo...

ole! por fin ya no se habla (tanto) de futbol, jeje. Es dificil que en el PP, con su estructura jerarquizada, salgan muchas propuestas. Deberían ampliar sus mirar y permitir a los nuevos "valores" del partido participar, que entren ideas nuevas y aporten algo positivo a la democracia relizando su labor: una oposición decente y con ideas, no con "noes" sistemáticos o sin nada como en estos meses...

Un saludo,

Garci