09 junio, 2008

CÓMO AFRONTAR JUNIO SIN MORIR EN EL INTENTO

No es el título de la nueva obra de Carlos Ruíz Zafón ni el último film de Pedro Almodóvar. Se trata de una reflexión en voz alta, y espero compartida, de toda la comunidad estudiantil ante el "complot" que hay en torno a los exámenes de junio. ¿Pueden poner más deporte?

No puede ser, señores. Es tremendo llegar a junio, mes de exámenes por excelencia, y encontrarte este panorama mediáticamente deportivo. Si durante toda la semana esperas que llegue el "finde" para poder aprovechar un poco más las horas de estudio, tu gozo en un pozo. Al encender el televisión o sintonizar la radio estás perdido. Todo es como un juego de rol, sabes cuándo entras pero no cuándo sales.

Las jornadas están siendo maratonianas. En una semana plagada de emociones parisinas desde las pistas de Roland Garros, y con la mala leche de que los nuestros tienen la "fea" costumbre de llegar lejos (no como otros) afrontamos un fin de semana intenso. El sábado por la mañana los entrenamientos de motociclismo (y sus respectivas categorías: 125, 250 y 500), una detrás de otra; después llegó Safina e Ivanovic en la final femenina de Roland Garros; después del punto, set y partido de la serbia nos abordó la gran inauguración de la Eurocopa, nuestra auténtica perdición.

Aquí las sesiones se doblaron, porque a las 18,00h empezó el primer partido y a las 20,45h el siguiente de Portugal y Cristiano Ronaldo. Entre medias, y con el mando a distancia y la radio puesta, las calificaciones de Alonso y la F1 (con sus respectivas categorías: Q1, Q2 y la Q3). Así que, con todo, a las 23, 30 de la noche, uno se sentía huérfano. Después de tanto deporte, apetecía un partido de NBA...

Ahora que, el domingo sería todavía peor. Las carreras de 125, 250 y 500 en el Gran Premio de Catalunya te hacían perder la mañana entera; ya desde las 11 "liado". Una parada en boxes para comer y enchufarte a medio día con Rafa Nadal y su final ante Federer. Aquí me hace gracia, porque encima te has visto las noticias de deportes del telediario (¡serás canaya, si te los has visto todo!). Y como encima, el partidito es a 5 sets, pues claro, échale unas horitas en tierra batida. Menos mal que Rafa tuvo compasión y liquidó pronto al suizo.

La Eurocopa y su segunda jornada, a las 18h, te hacía trazar un plan "b", porque a las 19h. comenzaba el Gran Premio Gilles Villeneuve y, claro, cómo no lo vas a ver. Entre zaping y zaping llegas al partido de Alemania, otra vez a las 20,45h, con un ojo puesto en la segunda división para ver qué ha pasado. Y de nuevo estas a las 23, 30 huérfano de deporte, con más ganas. Aunque, esta vez sí: Gasol y compañía tratarán de asaltar Boston para igualar la final de la NBA.

Después de todo esto, de tantas horas y de tantas emociones, tras tantos himnos y puños en alto, tan sólo puedes hacer una cosa: la crónica en soitu.es. ¿Estudiar para cuándo? - ya sabrás excusarte y decir que septiembre siempre está ahí... PERO OJO, HAY JUEGOS OLÍMPICOS...

Así no se puede señores, con este "chiringuito" no podemos estudiar ni atender a nuestras familias como lo merecen. Aunque yo siempre lo digo: hay quien tiene juanetes y hay quien tiene las muelas del juicio... y a mí, me gusta el deporte. Cada uno tiene sus males...

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola compañero, ya veo que llevas muy bien lo de los examenes.
Te has preguntado que seria de ti en etas fechas de examenes sin deportes?
Yo te lo dire: serias un fantasma vagando por la casa y lamentandote continuamente de lo mal que estas por los examenes, blanco de no poder gritar al primero que tienes a tu lado y menos mal que te pones blanco eso es señal de que no gritas a nadie, porque también puede pasar que te de por gritar y entonces... las has liado seras el insoportables estudiante que ESTA DE EXAMENES.
Creeme es mucho mejor que haya mucho deporte para que puedas soltar adrenalina por todos los poros de tu piel frente al televisor y esos ratitos que te quedan dedicarlos a estudiar que tu sabes aprovecharlos ¿o no?
MERCHE

Entre partido y partido cajonsinfondopuntocom dijo...

Muy buena a la par que acertada esta reflexión amigo Carletes. Tan solo añadir un par de cosillas que seria de nosotros sin estas mañanastardesmadrugadas de deporte sin parar y que seria del deporte sin nosotros los telespectadores, es por lo tanto una relación simbiotica la que hay entre nosotros y el deporte, el deporte y nosotros y estoy seguro que algún día se nos agradecerá, jejeje (que iluso).
también me gustaría añadir que el domingo no solo se acordó de nosotros Nadal barriendo del mapa a Ferderer en cuestión de nanosegundos, sino que Alonso también acabo rapidillo, jejeje, eso si su dosis de emoción también nos la dio. Bravissimo Alonso.

Carmen González - Llanos dijo...

AAAAAAAAAAAAAAAAAAYYY qué mal lo pasé en la biblio el domingo... hasta que escuché a uno que le dcía a sus amigos recién llegado a su lugar de estudio:"si le ha pegado una paliza en 3 sets..." y yo: QUÉ? PERDÓN!? NADAL?! GANÓ!??! y el otro: si si... y ahí nos veías, a media mesa comentando el partido todos con los ojos encima del amigo que SI había visto el partido....

es un horror... y si a eso le añades que desde mi ventana veo la piscina... nadar... tomar el sol...

ODIO ESTA EPOCA