21 abril, 2009

FUMAR MATA (de susto)


Ahora el infarto no sólo podrá ser provocado por la 'mierda' del tabaco sino por otro tipo de 'mierda' que llevarán las cajetillas. Pronto vendrán con imágenes reales.

La caza y captura al fumador furtivo y al pasivo sigue abierta. Esta vez la lucha se hará en otro campo de batalla: en las propias cajetillas. El Ministerio de Sanidad y Política Social ha adelantado una medida que pondrá en marcha antes del 31 de mayo, Día Mundial Sin Tabaco. A partir de ahora el lema 'FUMAR MATA' vendrá acompañado de un pulmón destrozado o de un tumor en el cuello, por si quedaban dudas.

El tabaquismo está catalogada como la segunda causa mundial de mortalidad. Una de cada diez personas muere por culpa del cigarro. Esos datos, junto a las cifras millonarias que la Sanidad tiene que afrontar por las consecuencias de dicha epidemia (según la Organización Mundial de la Salud) han hecho despertar a los Gobiernos. En Reino Unido, Suiza y Rumanía han comprobado la efectividad de la medida para prevenir una epidemia prevenible, según declara la OMS. ¿Hasta qué punto?

Muchos fumadores comienzan a sentir cierto asedio. Están de acuerdo con cualquier tipo de medidas que puedan frenar a los nuevos fumadores o convencer a los fumadores empedernidos. Pero el problema se está abordando de una manera excesivamente agresiva. Pedir fuego por la calle empieza a estar mal visto. Fumar es malo, de acuerdo, pero convertir a los fumadores en apestados de la sociedad es excesivamente paranoico. Las inversiones millonarias en campañas contra el tabaco podrían tener mejor uso en programas dirigidos a dejar 'sanamente' el 'pitillo'. Dejar de fumar no debería ser por cojones sino por razones.

Los fumadores pasivos tienen todo el derecho a no respirar el humo de los que son activos. En eso estamos todos de acuerdo. Pero no hay que olvidar que las macabras cajetillas serán para todos. Fumadores y no fumadores, adultos y adolescentes, mayores y niños, tendrán que someterse a la crueldad de unas imágenes espectaculares. No será plato de buen gusto estar tomando café y, de repente, ver un paquete de tabaco con un pulmón destrozado o un bebé de bajo peso encerrado en una incubadora. Se barajan también dentaduras negras y podridas.

Las imágenes repercutirán en un descenso del tabaquismo. ¿A qué precio? Si valoramos la penosidad de diferentes hechos sociales, ¿cuál será el siguiente paso? El vino o el juego arruinan la vida de propios y ajenos. En las carreteras también se impondrán carteles con imágenes de accidentes de tráfico. ¿Llenaremos las calles con imágenes dramáticas para prevenir males mayores? ¿Cómo protegeremos a un niño de 9 años para que no vea imágenes tan impactantes? El tabaco mata y fumar es nocivo para la salud. ¿Hay que promover el cigarro apagado? - sí, por supuesto. Pero en lugar de una campaña negativa podríamos intentar, por una vez, la campaña positiva. El deporte, una vida saludable y una piel limpia pueden ser razones de peso para no encender el cigarro.

El habito de fumar es difícil de combatir. Una buena campaña para llenar los Centros de Salud de personas que quieran someterse a tratamientos médicos, para dejar el tabajo, incentivaría mucho más. ¿No hace falta crear empleo? Médicos y especialistas son los encargados de luchar contra la enfermedad. El márketing y la publicidad no son más que eso, un escaparate; intenciones efímeras que a largo plazo se desvanecen.

Fumar mata y el tabaco perjudica seriamente a la salud, pero los Gobiernos siguen ingresando los impuestos del tabaco encantados de la vida, o de la muerte. ¿En qué quedamos?

PD: No fumo, gracias.

2 comentarios:

Álvaro Dorian Grey dijo...

Seguro que algún loco coleccionista recopila las cajetillas...
Uff, veremos si da resultado
saludos y salud

Anónimo dijo...

Pues como sigamos con estas "ideas alocadas" igual soy yo uno de esos locos que me pongo a coleccionar cajetillas...(es broma). De todos modos, ¿qué efectividad tendría esta medida? Creo que ninguna dado que la primera vez que se trato este tema y se introdujeron los mensajes en grande (en la cajetilla) salío a la luz "la picaresca española" creando mensajitos para poner encima de los originales recuadros o mil tipos de envoltorios y/o cajitas donde meter el tabaco sin "necesidad de perjudicarse la vista".

Asique, si avanza la propuesta, gracias por malgastar mi dinero en algo innecesario y carente de efectividad!

Un saludo,

Alberto G