14 febrero, 2009

¿Un día 'ñoño'?


¿Qué es más 'ñoño'?: ¿celebrar San Valentín? o ¿criticar a los que celebran San Valentín? Hace tiempo que aquello de: "... es un día comercial; el amor hay que demostrarlo a diario..." dejó de estar de moda. Porque resulta que muchos de los que sueltan esta frase en mitad de una cena de amigos o con compañeros de trabajo, no demuestran nunca el amor hacia sus respectivas parejas. Pero cuando afirman la frase, se sienten enamorados. Y eso les tranquiliza mucho, la verdad.

Las floristerías trabajan a destajo preparando ramos y tarjetas dedicadas. A 6 euros la rosa y a 2 la dedicatoria porque, claro, éso de escribirla da un poco de vergüenza. Y El Corte Inglés envuelve el amor marca Tous; y los restaurantes caros preparan sus platos más fogosos del año; los hoteles cuelgan el 'no hay billetes' y el Metro apesta a perfume. Es un día especial.

Sin embargo resulta curioso como un día, teóricamente señalado para el amor, los que estamos enamorados no nos atrevemos a mover ficha. Si mandas un sms o escribes una entrada en tu blog, parece que actúas como aquéllos que sólo caen en la cuenta de su pareja el 14 de febrero; si mandas un sms o escribes una entrada en tu blog, parece que estás celebrando San Valentín. Y claro, servidor puede estar muy enamorado pero de 'ñoño' no tiene un pelo. Tal vez un punto, sólo.

No entiendo nada. Me pierdo. Si San Valentín es el día del amor, por qué los que no lo están lo celebran y los que sí lo estamos tenemos que callar. Resulta algo raro. Quizá éso: 'ñoño'.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Rara vez entenderemos nada sobre los sentimientos, lo que pasa en mi opinión con este día es una cosa muy sencilla. Los que hemos sentido el enamoramiento nos cabreamos con que tengamos que dar más muestras un día determinado del año porque nos venga impuesto por tradición y los que no están enamorados de la vida utilizan el pretexto de que es San valentín para demostrar lo mucho que quieren a su pareja,rollo o follamigo. Esta es la cara de este día desde el punto de vista de los "enamorados" y de los enamorados. Desde el punto de vista de los negocios desde luego la visión cambia radicalmente, vender cueste lo que cueste, hay que tratar de dar una imagen del producto que venden a diario como algo exótico y necesario para este día, los hoteles sin ir más lejos cobran auténticos disparates por una habitación que no digo yo que no sea buena pero que por el hecho de tener un par de pétalos sobre la cama y una botella de champange en la ducha para darte un baño de burbujas no tienen que costar el sueldo de todo un año. Estamos locos. Hay que ser un romántico pero no gilipollas.

Hasta hace poco era partidiario de darlo todo por la pareja, no he tenido límites a la hora de dar, tanto es el caso que más de uno se habrá reido de mí porque he hecho mucho el gilipollas pero jamás he celebrado San valentín y tampoco me han regalado nada, será porque siempre he dejado bien claro lo estúpido que me parecen esos días estúpidos inventados por los comercios.

Si alguién quiere a alguién no va a esperar a ese día para decirte que te quiere, ni tendrá más motivos que otro cualquiera para decírtelo. San Valentín es en definitiva el día que tú quieres que sea y no el día que te dicen que sea.

La oposición.

Carlos Felipe dijo...

Entonces, una pregunta... ¿el día de todos los Santos? ¿Ese día que te parece? La gente no compra regalos pero sí muchos ramos, y acude en masa a los cementarios...

Cualquier 'Día de...' tiene un valor simbólico... el 'Día de Andalucía' o de Castilla La Mancha... o el día que sea... son una especie de homenaje que se celebra... ¿El problema es San Valentín o quienes han explotado San Valentín? Pero tengo más preguntas: si, antes de ser un día comercial (como muchos piensan/pensamos) los Centros Comerciales, es normal y legítimo, que ofrezcan cosas para vender... para satisfacerte a ti, que le vas a regalar algo a tu pareja... ¿por qué les criticamos? Imaginemos que el día 31 nadie vende UVA... No podríamos celebrar el año nuevo; o los Cumpleaños... y los Santos...

Tengo tantas preguntas que, cada vez más, creo que es día raro. Un día: ñoño...

desde el mocho de marcelina dijo...

¡ Bueno compañero! Pues a celebrar el dia de los enamorados(me gusta más que San Valentin)
En estos tiempos de crisis,crispamientos y examenes además de cierres de emisoras de radio yo creo que no esta mal una celebración de enamorados,dulces rosas y pastelones.
¡Oye que si, que cojas a tu chica y la des un gran besazo ( ya se que como siempre) pero hoy más y ala acelebrarlo majos... que se jorobe quien no pueda! además eso no cuesta dinero.
Un besito

Anónimo dijo...

Vamos a ver Carlos, estas tratando de darle vueltas a algo que no tiene una sola respuesta.

Hay varias factores. El primero es que la gente se lo traga todo y cuanta más publicidad tiene algo más se lo creen. Si yo me pongo a anunciar el día del regalo a Juan y lo trato de respaldar con alguna idea que sea original o algún recurso emotivo como puede ser el amor, la alegría, el prestigio, la salvación... pues entonces la gente acabará por picar.

En segundo lugar nos encontramos con el tema de no parecer raro, si los demás regalan porque no lo voy a hacer yo. Incluso puede que haya gente que se encuentre presionada por su propia pareja con comentarios como: ¿Y que me tienes preparado por San valentín?. Para mí este es un factor clave que hace que muchos acaben comprando algo, la aceptación social.Sin duda alguna, es el más triste de todos, ahora sí, el más difícil de detectar a simple vista.

Mira Carlos, las cosas hay que celebrarlas todos los días y no porque te vengan impuestas. Si un día quieres rezar por tus muertos pues lo haces, que quieres regalarle una noche de pasión a tu novia en el sitio más romántico del mundo pues hazlo pero no esperes por Dios a San valentín para hacerlo, si quieres celebrar que eres manchgo hazlo todos los días, si te sientes españolo como el que más, ponte la camiseta de la Ñ con la bandera de España pintada en la frente y grita viva España hasta quedarte afónico, si te apetece celebrar el día de la coliflor hazlo, si tienes la necesidad de montar una cabalgata del día heterosexual hazlo,¿no hay día del amujer y día del orgullo gay?.

A cada uno se le presupone cierto criterio y cada uno tendrá que evaluar que quiere y como lo quiere celebrar pero desde luego si acabas celebrando el día de la coliflor que sepas que no voy a ir.


Por cierto yo creo que si no hubiera uvas la gente no iba a dejar de celebrar el fin de año,si celebramos con uvas el año es porque durante un año hubo tal excedente de producción que por no tirarlas se las comieron y desde entonces celebran los fines de años con uvas para representar que al igual que la cosecha de ese año fue bien,el año que termina lo hace igual. Los comercios no pueden crear una necesidad de la nada, es uno de los principios básicos del marketing, por tanto cualquier invento de los comercios durará un tiempo pero acabará por morir si no tiene un sustento real en una necesidad.

Lo que tengo muy claro es que nada requiere de un día especial, todos los días puedes celebrar las cosas con la misma intensidad y el día que no quieras celebrar nada no lo hagas. Para gustos colores.

Y de raro no tiene nada, es simplemente un invento más del hombre, si lo quieres incluir en tu calendario de fechas importantes debes hacerlo pero te supeditas a un modismo en este caso, según mi opinión.

La oposición.

Anarquista dijo...

Lo diré una y mil veces. El amor no existe, son los padres, lo cual no es del todo falso... Si nuestros padres nos hubieran enseñado de otra manera, quizás no nos preguntaríamos ni qué es el amor...

Poli dijo...

jaja que lindo eres!
me encantó tu propuesta de día ñoño.
es así!

Besos

Anónimo dijo...

Lo de que el amor no existe es una falsedad muy grande,el amor tiene que existir igual que existen el odio y la indiferencia, otra cosa es que tú no lo sientas o no lo quieras llamar así.

No te discuto el que tú no puedas sentirlo por las circunstancias que sean pero los que lo hemos sentido tenemos tan claro el que existe que nada puedes hacer por cambiar nuestra opinión a ese respecto.

Decir que no existe el amor es como negar el tener sentimientos. Eso es inhumano y no me creo que tú no tengas sentimientos. Quizás lo que has querido decir es que no existe el amor perfecto, puede ser. Yo no lo he encontrado.

Fernando Manero dijo...

Quizá exageramos esa fecha porque, sin quererlo, nos vemos abrumados por la presión comercial y por los tópicos que se han acabado apoderando de ell. Sin embargo, da igual. A diferencia de otras festividades, la que nos ocupa es cuestión de dos. Sólo les afecta a ellos. De ahi que, con independencia de lo que el mercado imponga, siempre primará lo que los dos afectados acuerden: dejarse llevar por la corriente o hacer de San Valentin un día más, no distinto a cualquier otro, ya que de lo que se trata es de plasmar los sentimientos de la forma y en el momento en que a cada cual le apetezca. Libertad para la pasión y el amor. Indiferencia para la pauta predeterminada. ¿Dia ñoño?. Tal vez. Yo preferiría entenderlo como un día más. Un abrazo

Anónimo dijo...

Queridos amigos, tanto debatir pero...¿que es el amor? primero hay que establecer que es lo que entendemos por este, y definirlo como han hecho algunos como contraposición al odio y/o indiferencia no es el mejor modo. Las definiciones, las identidades, las explicaciones en definitiva no son óptimas cuando se realizan enfrentandolas a algo (Ej: ¿Cuando es de día?Cuando no es de noche).

Además, desde un punto de vista antropológico, en todas las sociedades los regalos son comprendidos como dones y estos expresan "la necesidad del que los da de eximir sus pecados". Es decir, los regalos no son algo que un sujeto da a otro sin otra intención más que la de gratificarle, sino que implicitamente denotan culpa del que lo da.

También es verdad, que en las sociedades occidentales, debido al consumismo y a otros factores que no vienen al caso, las personas realizan regalos por culpa y por "costumbre social"; es decir, porque culturalmente se hacen regalos, aunque dicho sujeto no se plantee la realidad de su acto.

Un saludo,

Alberto G