11 enero, 2009

Palestina 'conquista' Madrid

Medio mundo clama el final de la guerra que Israel está llevando a cabo contra Palestina. Mil imágenes y una única estampa en favor de la Paz.

Sin 'Plomo Fundido' y sin más arma que la voz propia, Madrid se suma a la lista de manifestaciones que piden el fin de la guerra en la franja de Gaza. Reivindicando un posicionamiento menos timorato al Gobierno español en pro de la paz y con el dedo acusador dirigido hacia Israel por protagonizar un nuevo capítulo de la macabra y sanguinaria historia belicista universal, los ciudadanos han respondido desde Cibeles hasta la Puerta del Sol de manera masiva.

"...que Zapatero cierre la embajada de Israel..."; "Viva, la lucha, del pueblo palestino" o "In-ti-fa-da" han sido los lemas más cantados por jóvenes y mayores, hombres y mujeres, palestinos y españoles. Algunos también, con cierto aroma malicioso, han echado de menos a la Iglesia. Y es que nadie entiende por qué, si los curas conocen tan bien el recorrido por manifestaciones propias, no se han sumado. La familia es importante pero la paz más.

Numerosas pancartas denunciaban los crímenes de guerra que Israel está cometiendo con la complicidad de la comunidad internacional; la palabra "Paz" inundaba las calles y las banderas palestinas ondeaban más altas que nunca. La mirada de los palestinos y de los árabes sangraba rabia, pedía refugio y exigía justicia. Todo ha transcurrido con absoluta normalidad.

En el corazón de la manifestación te dabas cuenta de los prejuicios que se han expandido como una plaga. Creemos que conocemos el resto de culturas y no dudamos en emitir juicios gratuitos. Nos equivocamos.

Palestina existe porque su pueblo respira. Y al igual que respira sufre con el frío y el hambre impuestos por Israel; al igual que respira se duele por cada bala que se clava en los cuerpos de sus compatriotas. Cohetes de Hamas a parte, cerca de 900 personas han muerto por el odio a una cultura y a un pueblo que han decidido aniquilar. Donde las tomaron ahora las dan. Israel no ha aprendido nada del terrible Holocausto sufrido por las ambiciones enfermas de un lunático alemán. Por eso han sido muchos los manifestantes que portaban carteles relacionando a Israel con la esvástica nazi.

Occidente siempre ha tratado a Oriente de manera uniforme, sin hacer distinciones. En la manifestación de hoy he podido ver a muchas mujeres, centenares, al frente de las pancartas y gritando libremente. Se nos vende la figura del musulmán opresor y de la mujer árabe reprimida. Delante de mí tan sólo he distinguido a hombres y mujeres, jóvenes y mayores, clamando por la paz. En Madrid hoy he comprobado que no a todos los niños se les enseña a disparar y a luchar sino que se les traduce la palabra paz. Hermoso descubrimiento.

Salir a la calle y encontrarte con miles de personas caminando y hablando de la vida reconforta; las chapas del "No a la guerra" han sido (por suerte y por desgracia) desenfundadas nuevamente. Los ciudadanos estamos aquí. No cuentan con nosotros en la mayoría de las ocasiones pero cuando hay que responder, siempre estamos dispuestos. El motivo de la marcha no era ni mucho menos grato pero entre los palestinos, entre los árabes, entre los madrileños y ciudadanos venidos de muchos puntos de España te sentías feliz porque te sentías acompañado.

Eché de menos algunas cosas y de más otras muchas. He soñado durante la manifestación con ver alguna agrupación israelí, con sus banderas y sus símbolos, unirse a la marcha y pedir, al lado de los palestinos, la paz eterna e inmediata; desmarcarse de las acciones de su gobierno manchado por la sangre de los que están asesinando. Y también me hubiera gustado no ver las banderas de Izquierda Unida, de CC. OO o del PSOE para no politizar un tema demasiado politizado. Aunque ya viéndolas sin poder remediarlo no logré ver ninguna del PP o de Unión, Progreso y Democracia. Qué pena no ir todos juntos a la manifestación pero sí a las ruedas de prensa para criticar al prójimo.

La manifestación empezó en Cibeles y tenía que acabar en la Puerta del Sol; espero que lo que termine de una vez por todas sean los tanques y la metralla y si no es así, que nunca acabe la manifestación ni en la Puerta del Sol ni en ningún otro lugar.

7 comentarios:

Poli dijo...

Me sumo a tu pedido de paz. A que acabe de una buena vez la guerra y, como vos decis, si no es así que no acabe el reclamo. Ojalá no nos acostumbremos a ver la guerra televisada, a ver niños mutilados, sin que se nos erize la piel.
Un abrazo.

Rosa dijo...

Yo condeno y condenaré una y millones de veces sin paliativos estos bombardeos, e insto a Israel a que haga memoria histórica. ¿Notarán que está repitiéndose su terrible historia, pero con ellos al otro lado?.

Toni Marqués dijo...

Ahh, si al menos aprendiésemos algo. Si al menos esto fuese a servir para un futuro. Pero no, en menos de 100 días lo habremos olvidado y tropezaremos, unos y otros con la misma piedra.

Carlos Felipe dijo...

Gracias a los tres por comentar y por uniros a la protesta. Algunos recriminan con el argumento de si los Palestinos son tan buenos como algunos los pintamos. Y yo respondo siempre diciendo que no se trata de posicionarse a favor de los judíos o a favor de los árabes. Sí en contra de la guerra.
Un abrazo a todos

Inés dijo...

Hola Carlos,

gracias por tu comentario, me gustó mucho y me alegra saber que mi poesia te llego.
he leído tu blog y me gusta cómo escribes, cómo lo cuentas y el contenido, enhorabuena.
volveré a visitarte.

un beso,
hasta pronto,

SÍ en contra de la guerra!

Carlos Felipe dijo...

Inés te agradezco tus palabras. Estás invitada a este Cajón siempre que quieras. Bienvenida¡¡

Un bso

Silvia dijo...

hola!muy buena la manifestación ...ojalá logremos la paz..
la vida vale ..más que cualquier otra cosa
besos.
silvia cloud