23 abril, 2008



Manos arriba: esto es una tasa

La escasez de recursos encarece el producto, y la falta de sensatez ahoga la esperanza. Advierto, querido lector, que me he quedado sin leche para el café que acabo de preparar, y eso, en los tiempos que estamos, irrita.

Les sitúo. La Universidad Complutense de Madrid, concretamente su Facultad de la (des)Información, oferta unas prácticas. Se buscan becarios periodistas. La manera de actuar para aspirar a las plazas es digno de la Edad Media, por los diezmos que hay que entregar.

El estudiante tiene que recoger una "Solicitud de Prácticas" ,donde incluye datos y preferencias, que irá acompañado de un "Certificado Académico" para tales efectos. Para obtener dicho certificado, que no es más que un papel con tus notas firmado por el cargo correspondiente, tienes que pasar por caja. La tasa actual asciende a 25 euros. Ese es el precio impuesto por dar a la tecla "imprimir" y poner un sello de la UCM.

Los expedientes de cada alumno se encuentran informatizados detalladamente. Los estudiantes pueden acceder a sus datos a través de Internet sin mayores problemas; pero para participar en el proceso selectivo de estas prácticas tienes que abonar esta cantidad trasnochada. Pienso yo, si no es mucho pedir, que la propia Facultad podría usar estos recursos de red para evitar tanto papeleo, ya que visto lo visto esta materia prima está por las nubes. 25 euros cuesta un folio.

Además, este certificado y esta solicitud no te garantiza nada. Todo esto se hace para que tú participes en esa selección; es decir, que si encima no haces esas prácticas tú has tirado 25 euros literalmente. Me parece injusto y tercermundista que todo esto pase en el siglo XXI, en la capital de España y en la UCM. ¿Para qué sirven las nuevas tecnologías?

El tema se agrava si analizas la propia beca. Los números son desorbitantes. El precio de un becario durante los meses de verano, trabajando 8 horas diarias por 5 días a la semana, asciende a 180 euros. Si a esa cifra le restas los 25 euros y el billete de ida y vuelta, ¿qué queda? La respuesta es muy sencilla: esclavitud, abuso y explotación.

Còmo estarán las cosas que cuando ves algo así rezas porque te lo concedan. No se sorprendan si les digo que, en 4º de carrera ni una sola experiencia delante del micrófono o ante la cámara de televisión (al menos no mediante la Facultad). Para qué demonios vale pagar 800 euros de matrícula si el servicio que ofrece es todo menos formativo.

¿Qué les parece? ¿Seguimos callados y agachando la cabeza?


5 comentarios:

anacaderme dijo...

Encima irás a un sitio donde no aprenderás porque nadie te enseñará, donde perderás el tiempo y donde el sueldo se hará esperar porque la empresa no te pagará como a sus empleados. Yo sé de becarios que han acabado marchándose antes de tiempo del lugar de destino porque estaban hartos de que les tomaran el pelo. No es que quiera desanimarte, pero hay que aguantar mucho...
Y no es peor la situación para los viejos del oficio.
Periodismo hoy es aguantar

Anónimo dijo...

Bueno, y 180€ ya es algo si te pagan. Conozco gente que ha estado echando horas y ni siquiera le han dado las gracias. Pero eso sí, luego no salgas sin experiencia que no hay futuro...

Sonia

Anónimo dijo...

Y encima VALORARÁN EXPERIENCIA PREVIA... son unas prácticas que completan tu formación académica con tu formación profesional pero exigen la experiencia propia. ESTOS ABUSONES lo que buscan es un PERIODISTA camuflado en becario, que es lo rentable.

Carlos F. dijo...

SABEN UNA COSA, no sé si será una decisión acertada o equivocada: NO ACEPTO ESTA BECA DESHONROSA Y HUMILLANTE. Me planto. No juego con estas normas tan absurdas como rígidas. NO PASO POR EL ARO SEÑORES.

Felipe dijo...

LOS BECARIOS HAN SIDO SIEMPRE MANO DE OBRA BARATA, LAS EMPRESAS SE HAN APROVECHADO INCLUSO PARA COLOCARLOS EN PUESTOS QUE NADA TENIA QUE VER CON SU FORMACION.
ES HORA DE QUE OS PLANTEIS...
UN SALUDO